Estados Unidos extradita a El Salvador a exministro de Defensa

0
927

El general salvadoreño José Guillermo García fue extraditado de los Estados Unidos el viernes debido a la sentencia de un juez que lo acusa de haber estado vinculado a violaciones a los derechos humanos durante la cruenta agresión comunista que sufrió El Salvador a inicios de los años 80.

El general García goza, a la par de otros militares y a muchos excomandantes de la guerrilla (varios funcionarios del actual gobierno), de una Ley de Amnistía promulgada en 1992 que buscaba reconciliar las dos partes armadas que cometieron abusos y asesinatos durante la guerra civil.

El General José Guillermo García Merino, de 82 años, fue Ministro de Defensa de El Salvador (1979-1983), cuando se dio el auge del terrorismo guerrillero, la destrucción de infraestructura del país, secuestros, extorsión y asesinatos selectivos, que por orden constitucional debía combatir la Fuerza Armada.

Según el Procurador de los Derechos Humanos, David Morales, García fue uno de los “grandes directores e impulsor de las más graves violaciones a los derechos humanos”, ya que durante su gestión como Ministro de Defensa se llevó a cabo una estrategia militar que los comandantes guerrilleros y sus colaboradores llamaban “tierra arrasada”, que consistía en una agresiva cobertura geográfica de las zonas que la comandancia guerrillera tenia bajo su control.

Bajo este sistema militar se llevaron a cabo supuestos abusos por parte de los militares, tales como El Mozote y Sumpul, mientras, por parte de los comandos de la izquierda guerrillera se cometían masacres como la de Quebrada Seca y asesinatos selectivos de miles de personas que no compartían su filosofía económica y política.

El Servicio de Operaciones y Remociones de la Oficina de Aduanas y Migración de los Estados Unidos (ERO/ICE, por sus siglas en inglés) realizó la deportación, luego de que la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) rechazó su apelación y ratificó la decisión de un juez que señalaba que podía ser removido por su rol en la comisión de violaciones a los Derechos Humanos durante la guerra civil de El Salvador.

Al igual que todos los repatriados, García recibió un paquete de alimentos y debió participar en una charla de las autoridades migratorias de El Salvador, luego fue entrevistado por oficiales de la Dirección General de Migración y también por la Policía.

García llegó al aeropuerto internacional de Comalapa en un vuelo federal que transportaba a otros 131 salvadoreños que fueron deportados por las autoridades de migración de Estados Unidos.