Envían a juicio a exalcalde Ernesto Muyshondt

“Llevo 686 días siendo un preso político”, dijo el exalcalde Ernesto Muyshondt

0
547

El Juzgado Octavo de Instrucción de San Salvador resolvió el viernes enviar a juicio al exalcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, para ser procesado por los delitos de apropiación indebida de retenciones o percepciones tributarias e incumplimiento de deberes. De ser encontrado culpable, podría ser condenado hasta con 12 años de prisión.

La resolución del juzgado de instrucción aplica también para el exrepresentante legal de la Dirección de Desechos Sólidos de la alcaldía de San Salvador, Francisco José Rivera, y el extesorero municipal Fernando Heriberto Portillo, quienes tenían cargos financieros durante la administración de Muyshondt del 1 de mayo de 2018 al 30 de abril de 2021.

“Admítase la acusación formulada por la fiscalía y ordénase la apertura a juicio”, falló el juez del octavo de instrucción.

Durante la lectura de la resolución, en la que exalcalde participó de forma virtual desde la cárcel de Mariona, el Ministerio Público reafirmó que los tres exfuncionarios retuvieron el impuesto sobre la renta de los trabajadores de los meses de junio a diciembre de 2020, sumando 275.145,31 dólares.

Los señalamientos tienen como base una fiscalización que realizó el Ministerio de Hacienda en el año 2020.

A pesar que los fondos cuestionados ya fueron pagados, en ese sentido el juez dijo que no se tenía por acreditado el pago de esos fondos, y que serían la siguiente etapa donde deberían probarse. La alcaldía de San Salvador se habría negado a certificar el pago realizado.

En sus alegatos finales, el alcalde capitalino del conservador partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) pidió ser sobreseído por los delitos que se le imputan y dijo que, si no le concedían la libertad, al menos debería de recibir el tratamiento médico necesario ya que su salud se ha deteriorado.

Muyshondt enfrenta otros dos procesos penales en su contra, acusado de apropiación y retención de cuotas laborales por un monto de cinco millones de dólares y el otro por el delito de fraude electoral.

“Llevo 686 días siendo un preso político”, dijo el exalcalde de Salvador.

Según el Ministerio Publico, Muyshondty participó en las negociaciones con las pandillas para que ayudaran a ganar las elecciones presidenciales del 2014 al candidato del partido ARENA, Norman Quijano, que finalmente se agenció el excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, partido entonces al que pertenecía el actual presidente de la República, Nayib Bukele.