El “susto” que se llevó el comandante Timochenco de las FARC-EP

0
857

Por Eduardo Vázquez Bécker.-

“Se acabó la guerra, estamos empezando a construir la paz, el amor de Mauricio Babilonia por la Meme podrá ser ahora eterno” leía Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, al ser interrumpido en su discurso por el atronador ruido del vuelo rasante de un avión de la Fuerza Aérea colombiana que lo dejó con cara de sorpresa y mudo por espacio de 39 segundos, durante el evento de la firma de la paz en Cartagena

Mauricio Babilonia, es el personaje secundario, en Cien años de soledad, que Gabriel García Márquez   convirtió en un ícono del mundo imaginario de “Macondo”  y del Mundo, cuya mágica espectacularidad era la de llevar siempre sobre su cabeza una nube de mariposas amarillas.

Mauricio Babilonia tiene un final trágico. Es tiroteado “como ladrón de gallinas” cuando intenta entrar a la casa de los Buendía para visitar a Renata Remedios Buendía, Meme, porque Fernanda del Carpio no aprueba los amores de su hija con un simple mecánico de la compañía bananera.

Paradógicamente, en el momento en que Rodrigo Londoño Echeverri, Timoleón Jiménez, Timochenco o como mejor prefieran, quien además es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y Ejercito del Pueblo, las FARC-EP,   en el preciso momento en que mencionaba al mítico personaje de García Márquez, un avión de combate Kafir, de manufactura israelí, hizo retumbar el ambiente, muy, pero muy cerca de donde se encontraba “timochenco” al grado que este no pudo evitar que en su rostro se reflejara por espacio de 39 segundo el miedo de un hombre que sabe cuando  va a morir. El Presidente Santos no se perdió uno solo de sus gestos, más bien, pareció disfrutarlo.

Pasado el susto Timochenco alcanzó a balbucear: “Bueno, esta vez venían a saludar la paz y no a descargar bombas”

Sin duda el comandante en jefe de las FARC-EP trajo a su mente los más contundentes golpes que sus fuerzas rebeldes tuvieron que soportar durante el conflicto y que causaron la muerte, entre otras víctimas, la de su amigo y compañero Guillermo León Sáenz, alias Alfonso Cano, jefe máximo de las Farc quien fue muerto en noviembre del 2011, en el departamento del Tolima. Antes habían muerto en similares circunstancias, Jorge Briceño Suárez ‘el Mono Jojoy’, en septiembre de 2010 y Luis Édgar Devia, conocido con el alias de Raúl Reyes, quien murió en una operación de bombardeo en territorio ecuatoriano, en marzo de 2008.

La sorpresa y el temor no fueron solo de Timochenco; muchas personas más la compartieron llegando al extremo de creer por un momento que podría tratarse de un “cartagenazo” cuyos efectos hubiesen sido mucho más devastadores que el “Bogotazo”, el principio de toda esta historia.

El presidente Juan Manuel Santos se encargó de hacer desaparecer del rostro de Timochenco los gestos de temor y lo conformó diciendo que era la Fuerza Aérea de Colombia dibujando en el espació la bandera colombiana.

Quedó al descubierto que las desconfianzas y los temores en Colombia no desaparecerán con la firma de los acuerdos de Paz ?.  Recordemos que en El Salvador siguen saliendo a luz las armas de guerra que se utilizaron durante el conflicto; antes en grandes depósitos como el de Santa Rosa en Nicaragua y ahora en manos de terroristas pertenecientes a las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha y que siguen matando gente.