El Salvador está en camino de convertirse en la nación más mortífera del hemisferio

1
1318

The Washington Post/DL.-

Casi todas las noches, hombres con máscaras negras barren a través de la ciudad, casa por casa, arrastrando jóvenes ​​de sus colchones, alumbrando linternas a través de sus torsos, en busca de tatuajes.

Los policías buscan drogas y armas, pero se conforman con las zapatillas Nike Cortez – un favorito de pandillas – o cualquier símbolo de la afiliación, como una parca garabateada en una pared del dormitorio.

Entonces es cintas plásticas en las muñecas y bajar a la estación de policía, con tal vez un empujón o un giro de los puños en el camino; porque para los 500 miembros de la fuerza policial antipandillas, las capturas se han convertido en algo personal.

En El Salvador, la tasa de homicidios se ha disparado a su mayor nivel en una década, poniendo la pequeña nación centroamericana en camino de convertirse en el país más mortífero en el hemisferio.

Una tregua entre las dos pandillas más poderosas se derrumbó el año pasado, la violencia se ha disparado. Más de 1.800 personas han sido asesinadas este año, incluyendo dos docena de policías, la mayoría asesinados en sus horas libres.

En medio de una protesta pública y la creciente presión del gobierno, la policía anti-pandillas de El Salvador ha incrementado sus operaciones, matando a presuntos miembros de pandillas y arrestando a más de 4.400 este año.

Las nuevas leyes han hecho más difícil para investigar la violencia policial. El vicepresidente Oscar Ortiz ha dicho que la policía “debe usar armas y debe hacerlo sin temor a las consecuencias de sus actos.”

051815-tour

Dentro de las filas de la policía, hay ambas, miedo y bravuconería de la ley y el orden, en un clima de confrontación tensa, los grupos de derechos humanos dicen que les evoca recuerdos de la brutal guerra civil de los 1980’s.

El pasado jueves, después de una ceremonia para distribuir nuevos chalecos antibalas a la fuerza, el jefe de policía, Mauricio Ramírez Landaverde, prometió: “No podemos permitir esta situación; vamos a controlarla.”

Con los años, El Salvador ha intentado varios planes de seguridad de mano de hierro, pero las pandillas se han convertido en grupos tan penetrantes, que algunos los consideran a ellos como a un gobierno en la sombra. Hasta ahora, no hay ninguna señal de que la última andanada de represión policial está cambiando eso.

Pandillas contra la policía

En su ordenador portátil dentro de la sede de una fortaleza conocida como “el Castillo”, el sub comisionado de policía Pedro González, líder de la fuerza contra las pandillas, se desplaza a través de mapas y fotos aéreas que ilustran el territorio de pandillas, siempre cambiante. Casi todo el país está repartido entre los dos rivales principales, Mara Salvatrucha y la pandilla de la calle 18. Ambos descienden de las pandillas de inmigrantes salvadoreños que comenzó hace décadas en Los Ángeles, California.

051815-mara

La policía dice que en la actualidad hay más de 30 mil miembros de pandillas dentro y fuera de la prisión; otras estimaciones sitúan el número al doble de eso, o aproximadamente la mitad del tamaño de la fuerza de policía de la nación.

Las bandas tienen diversos intereses criminales – el tráfico de drogas, tráfico de migrantes, tráfico de armas. Un estudio encontró que la policía sólo en las pocas cuadras del centro histórico de San Salvador, las pandillas ganan 100.000 dólares al día extorsionando negocios, una enorme suma en este pobre país. La riqueza atrae un flujo de nuevos reclutas.

En 2012, las bandas negociaron una tregua, bendecida por el gobierno de Mauricio Funes, primer gobernante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y facilitado por la Iglesia Católica, que incluía la transferencia de los líderes encarcelados a cárceles menos restrictivas, con acceso a la familia y los teléfonos, donde podían mantener contacto con miembros fuera y seguir ejecutando su operaciones. La tasa de asesinatos cayó en picado.

Después de un poco más de un año, la tregua se vino abajo. El nuevo presidente, Salvador Sánchez Cerén, un ex comandante guerrillero de izquierda durante la guerra civil, se opone a las negociaciones con las pandillas.

Su gobierno ha transferido más reclusos de nuevo a la prisión de máxima seguridad. Algunos ven el número de muertos surgiendo como una táctica de pandillas para presionar al gobierno; otros afirman que la policía agresiva ha provocado las pandillas para arremeter contra los oficiales, funcionarios gubernamentales y civiles. La policía dice que una cuarta parte de los fallecidos este año eran miembros de pandillas, muchos asesinados por sus rivales, pero otros por la policía. (Las cifras sobre homicidios policiales no se han divulgado.)

Las pandillas emitieron un comunicado el mes pasado diciendo que la policía son los criminales más peligrosos y “que sus acciones son la alimentación de la guerra.”

El sub comisionado González, que no apoya la tregua, cree que las pandillas utilizan ese tiempo para rearmarse y consolidar el poder, y que han sido los agresores.

“Dieron la orden de atacar autoridades del sistema, las cárceles, los fiscales, la policía. Para protestar sus decisiones. Es por eso que tenemos esta cantidad de muertes “, dijo. “Las pandillas comenzaron a atacar, y la policía tiene que defenderse.”

González, de 50 años, ha servido al estado desde la guerra civil, cuando él era un capitán del ejército formado en la Escuela de las Américas en Fort Benning, Georgia.

Después de dos décadas de ascensos en las filas de la policía, así como tutoriales de la FBI y la policía de Baton Rouge, Louisiana, él sabe sobre la teoría de la lucha contra el crimen.

En su escritorio voltea las páginas de un estudio que hizo en 2002, explicando las virtudes de una estrategia integral basada en la prevención, la rehabilitación, y la búsqueda de un camino para que los jóvenes vulnerables vuelvan al redil de la sociedad. Él es un hombre afable con intereses variados, un pintor de óleo aficionado y pastor evangélico: Él cree en las segundas oportunidades.

Pero su celular tiene otras prioridades. Malabarismo de llamadas mientras dirige su sedán negro a una base de inteligencia no identificada, González se enteró de que los miembros de pandillas mantenían como rehenes a cuatro hijos de un hombre.

Unos días antes, durante el fin de semana más violento del año, un mensaje de texto le informó que las pandillas estaban tramando ataques en la capital para vengar tres camaradas asesinados por sus policías. Cada día, un e-mail aparece con número de muertos acumulado del año.

“Con 22 muertes al día, no se puede pensar en el largo plazo. La gente está exigiendo respuestas”, dijo. “Si usted tiene cáncer y un dolor de cabeza, podrás lidiar con el dolor de cabeza ahora y preocuparse por el cáncer de mañana. Hay que tratar el dolor”.

‘No eres nadie’

La semana pasada, un par de cientos de los soldados de infantería de González permanecían en formación en el estacionamiento. Ellos se pusieron las máscaras y apagaron sus teléfonos. La misión, conocida como Casa Segura, fue a barrer un barrio pobre de presuntos miembros de pandillas.

“Tengan mucho cuidado de respetar los derechos del pueblo,” el comandante dijo a los hombres. “Un policía tiene que ser profesional. Pero también tiene que ser estricto con los criminales “.

La fuerza llegó a un laberinto de callejones conocidos como la Tutunichapa y empezó a tocar puertas. Una niña gritó: “¡Salgan, la policía!” En las casuchas de bloques de hormigón, los oficiales buscaron en armarios y miraron debajo de las camas. Cuando sacaron a los sospechosos – algunos con pequeñas cantidades de marihuana, otros con tatuajes – los residentes se reunieron para ver. Una abuela estaba llorando. Un sospechoso esposado intentó consolar a sus familiares: “Yo soy un menor de edad. Está bien “, dijo. “Tres días, como máximo.”

051815-nieto

Al final de la operación, la policía había sentado 14 personas frente a un muro de hormigón junto a un estacionamiento de una gasolinera, antes de llevarlos a la estación para el procesamiento y para comprobar si los crímenes anteriores.

Uno de los agentes, antes de salir, dio un puñetazo a un hombre en la parte posterior. Su frente golpeó la pared. Un hombre sin camisa esposado tumbado en una mancha de aceite le gritaba a los oficiales: “Este es mi país. No eres nadie. ”

Para algunos agentes de la policía, la frustración va en aumento. Se les paga alrededor de $ 500 por mes y quieren aumentos. Algunos no tienen uniformes adecuados.

Ciudadanos retienen información ahora que los homicidios policiales se han incrementado, muchos viven en el miedo. El último oficial de morir era una mujer llamada Wendy Alfaro, quien recibió un disparo mientras caminaba a comprar tortillas con su hija.

“No tenemos la libertad para salir a la calle con nuestras familias”, dijo Freddy Rodríguez, un agente de 38 años de edad. “Ellos te van a matar. Ellos te conocen y te matarán “.

Esa noche, la policía anti-pandillas asaltó un complejo de apartamentos a la luz de la luna, espantando perros ladrando y gallos. Interrogaron un muchacho de 18 años de edad, en calzoncillos, que habían estado durmiendo en un colchón sin sábanas.

“Usted es un miembro de una banda.”

“No.”

“un Mara?”

“Ninguno de los dos.”

Un oficial recogió un dibujo enmarcado. Representaba un remolino de los demonios, el rostro de un comodín, una hoja de marihuana, la frase “La vida es un sueño.” La policía dijo que era iconografía de la pandilla de la calle 18. Un oficial tomó el dibujo fuera y pisó con la bota.

“Mi papá me dio eso”, dijo el niño.

La preocupación por los abusos

La postura agresiva de la policía y los soldados preocupa a los grupos de derechos humanos en El Salvador.

Jeanne Rikkers, que ha trabajado con la policía en cuestiones de derechos humanos por años en San Salvador, dice que ella ha tomado el testimonio de los ciudadanos acerca de parientes desaparecidos y otros abusos, “la gente está reportando cosas que suenan como los años 80”.

“Se trata de un cuerpo de policía que está plagado de corrupción y tiene una muy fuerte tendencia a abusar de la autoridad bajo el pretexto de la seguridad”, dijo Rikkers. “La impresión general es que la policía puede hacer lo que quieran.”

En su oficina, González, jefe anti-pandillas, mencionó que su padre era un agricultor de cacao y café. Cuando se trabaja con las manos, dijo, se obtiene callos, pero el trabajo policial puede hacer callo en tu corazón. Cuando lees el número de muertos a diario, piensa en las madres. Las familias de los pandilleros llegan a sus servicios de la iglesia, dijo, y él trata de mostrarles un camino diferente.

Pero el clima político ha cambiado.

“Si estos asesinatos de pandilleros habrían sucedido hace cinco años, estos policías estarían en la cárcel; si ocurrieron hace dos años, estarían encarcelados, por violación de los derechos humanos “, dijo. “La población apoya este tipo de procedimientos. Están viendo que la conducta agresiva de la policía mantiene las bandas de crecimiento “.

“No se puede dejar que las pandillas se apoderen del estado”, dijo.

Comments are closed.