El Salvador a favor de la invasión rusa a Ucrania

0
551

Agencias.- /Efe. El Salvador se negó a emitir voto en una resolución en un organismo internacional relacionada con la condena ante la invasión rusa a Ucrania. Esto, en la condena emitida el pasado miércoles en el seno de la Asamblea General de la ONU por los “referendos ilegales” llevados a cabo en cuatro regiones ucranianas y los intentos de Rusia de anexionarse esos territorios.

El texto recibió 143 votos a favor, 35 abstenciones (entre otros de China, Sudáfrica, India y Cuba) y únicamente 5 votos en contra (Rusia, Bielorrusia, Corea del Norte, Nicaragua y Siria) e ilustró el contundente rechazo internacional a las acciones del Kremlin.

Luego, hubo otro grupo de países que no emitieron voto ante la resolución. En este grupo estuvo El Salvador, junto a otros países como Azerbaiyán, Burkina Faso, Guinea Ecuatorial, Irán, Camerún, Turkmenistán, entre otros.

La resolución, que se presentó después de que Rusia vetó una similar en el Consejo de Seguridad de Naciones, demanda a Moscú dar marcha atrás a sus acciones sobre el estatus de las regiones de Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón y le exige que retire sus tropas inmediatamente y sin condiciones de Ucrania.

Según la decisión de la Asamblea General, los referendos y las posteriores declaraciones de anexión “no tienen validez alguna según el derecho internacional ni sirven de base para modificar de ninguna manera el estatus de esas regiones de Ucrania”.

La resolución es la segunda relacionada a dicho conflicto armado, luego que en marzo de este año la ONU también condenara el inicio de la invasión rusa.

En dicha ocasión, la resolución tuvo 141 votos a favor, 35 abstenciones y 5 votos en contra. El voto de El Salvador fue abstención a la condena, en consonancia a otras naciones como Nicaragua, Bolivia, Cuba o China, que también votaron abstención en esa oportunidad.

Además de esas dos votaciones, el país también se negó a votar en una resolución en los mismos términos de condena a la invasión rusa promovida en la Asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la semana pasada.

A lo anterior también se suma la negativa del Estado salvadoreño de acompañar diferentes condenas emitidas por la misma OEA hacia Nicaragua a lo largo de este año. En mayo, cuando Daniel Ortega ordenó la toma de la sede de la OEA; y la de agosto pasado, cuando se condenaron los abusos de la dictadura ante la iglesia, medios de comunicación y la misma sociedad civil.