EE.UU.: Juez autoriza atención médica a salvadoreña indocumentada con tumor cerebral

0
821

Un juez de inmigración concedió el jueves una fianza a una salvadoreña que solicitaba asilo en los Estados Unidos, permitiéndole salir de un centro de detención de inmigrantes para buscar tratamiento para un tumor cerebral.

La familia de Sara Beltrán Hernández en Nueva York presentó su fianza de 15.000 dólares después de la audiencia y fue liberada el jueves por la tarde del Centro de Detención Prairieland en Alvarado, al sur de Fort Worth, dijo un funcionario de Amnistía Internacional.

“Ella va a recibir tratamiento médico con suerte en Nueva York. Es probable que la revisen primero aquí para asegurarse de que está bien viajar, y luego será tratada allí”, dijo el abogado de Beltran Hernández, Fatma Marouf, después de la audiencia en Dallas.

Funcionarios de Amnistía dijeron el jueves que Beltrán Hernández fue vista por un médico para asegurarse de que estaría bien para hacer el vuelo a Nueva York.

Beltran Hernández ha buscado asilo en los Estados Unidos por casi un año y medio, diciendo que no puede regresar a El Salvador debido al riesgo de violencia doméstica y amenazas de violencia de pandillas específicas para su familia. Beltrán Hernández tiene dos niños pequeños en El Salvador a quienes se les permitiría unirse si se le otorga asilo.

El 10 de febrero, los abogados dijeron que Beltrán Hernández se desplomó mientras hablaba con otro detenido. Los agentes de inmigración la llevaron a un hospital del área de Fort Worth, donde le diagnosticaron un tumor cerebral y permaneció allí durante casi dos semanas.

Sus abogados han dicho que tuvieron problemas para visitarla y tuvieron dificultad para comunicarse con ella por teléfono. Los funcionarios de Inmigración y Aduanas han dicho que ella era capaz de hablar por teléfono con su familia y su abogado registrado mientras estaba en el hospital.

Marouf dijo que un especialista confirmó el lunes que Beltrán Hernández tiene un gran tumor en su glándula pituitaria. Dijo que no es canceroso y que no necesitaba ser removido inmediatamente.

Marouf dijo que el médico recomendó que la mujer fuera monitoreada porque el tumor había sufrido hemorragia, pero ya no estaba sangrando, y que regresaba para las exploraciones cada seis semanas. Ella y los otros abogados dijeron que estaban preocupados porque el nivel necesario de monitoreo no se estaba haciendo en el centro médico del centro de detención.

“Creo que ella está tratando de absorber todo, creo que va a estar abrumadoramente feliz de estar con su familia de nuevo. Ella realmente llora porque ella extraña mucho a su familia”, dijo Marouf.