Bukele respondió al ICEFI criticas a El Salvador por priorizar el pago de su deuda

0
385

El presidente Nayib Bukele reaccionó el miércoles a las declaraciones del representante del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) para El Salvador y Honduras, Ricardo Castaneda, quien criticó al Gobierno de El Salvador por “priorizar” el pago de su deuda “por encima” del bienestar de la población, “sacrificando recursos destinadas a áreas de desarrollo social”.

“Pensé que era un titular sacado de contexto, pero no, realmente dijeron eso”, señaló Bukele.

“¿Cómo van a criticar que paguemos deuda? ¿Y entonces, proponen no pagar? Parece que los economistas de Soros son iguales a los periodistas de Soros”, escribió en Twitter el mandatario que suele criticar el financiamiento que realiza la Fundación Open Society del multimillonario inversor George Soros.

Castaneda dijo que “Si uno revisa el presupuesto (de la nación para 2023) aprobado, la mayor cantidad de recursos va para el pago de la deuda. Nuevamente el Gobierno dice: esa es nuestra prioridad, por encima de los recursos de educación, de salud, etc (..) parecer se que se puede sacrificar cualquier área menos el pago de la deuda”.

De acuerdo con el Registro Estadístico de las Emisiones de Valores de la República de El Salvador de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), entre 2023 y 2025 se vencen bonos salvadoreños por $1,600 millones.

De acuerdo con fuentes oficiales, el Gobierno pagó la “totalidad” y los intereses de los bonos 2023 por $800 millones que vencían este mes y El Salvador “solo” debe pagar $347 millones de una deuda en bonos, originalmente de $800, con vencimiento en 2025.

Castaneda señaló, durante un evento donde se realizó un análisis comparativo de los presupuestos de la nación de 2022 y 2023, que “para 2023 el pago de la deuda va a hacer la partida presupuestaria más grande, una cuarta parte del presupuesto por encima de los recursos de ministerios como educación y salud”.

El Salvador ha tenido durante los últimos años dificultades para concretar un acuerdo con el FMI, que en distintas ocasiones ha citado su preocupación e incertidumbre sobre el pago de su deuda así como por las políticas fiscales del presidente Bukele.

El pago de un bono clave de US$800 millones con vencimiento en enero ayudó a restaurar la confianza de algunos inversionistas. Los mercados recibieron un nuevo impulso el miércoles luego que se anunciara un repunte de los bonos salvadoreños en los mercados internacionales alcanzando su nivel más alto desde 2021.

La Asamblea Legislativa de El Salvador, de amplia mayoría oficialista, aprobó en diciembre el presupuesto general del Estado por más de $8,902 millones, un 11.7 % más que el aprobado en 2022 y con un déficit de financiación de $1,139 millones.

Castaneda apuntó que comparando “lo que se ejecutó en el 2022 respecto a lo que se ha aprobado para 2023, es una situación diferente, la mayor parte de instituciones han aumento sus recursos, pero la pregunta es si ¿realmente lo que se ha presupuestado es lo que se va a terminar ejecutando?, posiblemente la respuesta será no”.

Señaló que para 2022 “el Gobierno lo que hizo fue también priorizar el pago de la deuda”.

“Parece ser que no importa lo que tenga que ajustar o lo que tenga que recortar, incluso recursos para áreas de desarrollo social”, acotó.

El Icefi señala en un comunicado que “en 2023, la partida presupuestaria más grande es el pago del servicio de la deuda pública, que incluye intereses y amortizaciones, alcanzando $2,134.9 millones, muy por encima de los $1,502.5 millones para el ramo de educación o de los $1,131.1 millones para salud”.

De acuerdo con la entidad, “casi una cuarta parte del presupuesto de 2023 está asignado para el pago de la deuda pública”.

De acuerdo con cifras del Banco Central de Reserva de El Salvador (BCR), la deuda pública del país llegó a $25,350.12 millones al cierre del 2022.