Biden se endurece a la entrada y el asilo de migrantes indocumentados en EE.UU

0
258

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió el martes una orden ejecutiva para restringir el acceso irregular de migrantes al país y dificultar el asilo.

El anuncio llega en un momento en el que miles de personas de diversos países sin permiso para entrar a territorio estadounidense cruzan cada día la frontera desde el norte de México.

El mandato presidencial, divulgado por la Casa Blanca en un comunicado, impedirá a estas personas recibir asilo cuando las autoridades consideren que la frontera sur está desbordada.

Su entrada en vigor se producirá cuando el número de cruces en la frontera supere los 2.500 diarios durante una semana.

Los últimos siete días se sobrepasó esta cifra, por lo que se espera que la orden de Biden entre en vigor la medianoche del martes al miércoles.

Las restricciones estarían vigentes hasta dos semanas después de que el número de accesos por día sea igual o inferior a 1,500 en un promedio de siete días, según la agencia Associated Press (AP).

El mandato de Biden contempla que los migrantes que no expresen temor de regresar a sus países de origen tras cruzar la frontera serán expulsados de Estados Unidos en cuestión de días o incluso horas, y se les impondrá una prohibición especial de 5 años para acceder al país.

Para aquellos que sí expresen miedo a regresar a sus países, sus casos serán examinados por autoridades estadounidenses especializadas en asilo político bajo unos estándares más altos que los que se emplean actualmente.

El pasado mes de mayo unos 3,800 migrantes cruzaron la frontera cada día y se practicaron en total 118,000 detenciones, una cifra alta pero inferior a los niveles máximos del pasado diciembre cuando superaron las 250,000.

La orden presidencial se produce cinco meses antes de las elecciones del 5 de noviembre, en las que previsiblemente se enfrentarán Biden y el expresidente Donald Trump y en las que la inmigración irregular se presenta como uno de los asuntos de debate más candentes.

El gobierno de Estados Unidos ya tiene un acuerdo vigente con México, que se comprometió a aceptar hasta 30,000 ciudadanos al mes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela a quienes se haya negado la entrada en Estados Unidos.

También existe un programa de libertad condicional humanitaria que permite la entrada por vía legal a Estados Unidos de hasta 30,000 solicitantes de asilo cada mes procedentes de los cuatro países mencionados.