Al menos 125 personas asesinadas en tan sólo tres días

2
961

Al menos 125 personas fueron asesinadas en los últimos tres días, en un repunte de la violencia que abate al país y según las autoridades la mayoría de las víctimas son pandilleros.

El subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, dijo a periodistas que el domingo se registraron 40 homicidios, el lunes 42 y el martes 43, sumando al menos 125 en tres días.

Por su parte el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, reconoció que el país afronta “una situación muy compleja”, y tratando de restar gravedad a la terrible ola de crímenes, afirmó que la estrategia de represión del delito generó una reacción de las pandillas de aumentar los homicidios.

Lara señaló que en los últimos días se han incrementado los enfrentamientos a tiros entre las autoridades y los grupos criminales en todo el país, pero dijo que “gran parte de los homicidios responden a purgas internas de las pandillas” o una disputa territorial con los grupos rivales.

Según Cotto, la mayoría de las víctimas son “pandilleros que de alguna manera han traicionado a las pandillas y que son asesinados por las mismas estructuras”.
Ninguno de los dos funcionarios mencionaron las masacres de pandilleros que presentan escenarios que, de acuerdo a expertos, podrían ser ejecuciones por grupos de exterminio dentro de la Policía Nacional Civil y el Ejército.

Las autoridades han dicho que los ataques de las pandillas buscan obligar al gobierno a negociar con ellos una nueva tregua, como la pactada en 2012 cuando los homicidios bajaron de 14 a cinco al día, pero el gobierno ha sido tajante y ha reiterado que no se sentará a negociar con grupos criminales.

En marzo de 2012 las pandillas anunciaron una tregua facilitada y financiada por el entonces primer gobierno del FMLN, en manos de Mauricio Funes Cartagena, sólo para detener los homicidios. La sangrienta guerra que libraban en las calles se suavizó pero propició consecuencias no del todo esperadas: el pacto les dio oxígeno para centrarse en consolidar sus áreas de influencia y su poder, según los detractores del pacto.

Desde que la tregua se rompió en septiembre de 2013 los homicidios fueron en aumento y en los últimos días se registra un promedio de más de 24 al día.

El gobierno ha cerrado toda posibilidad de dialogar con las pandillas y ordenó que los cabecillas de esas estructuras criminales fueran enviados a la cárcel de máxima seguridad conocida como Zacatraz, donde supuestamente perderían sus privilegios penitenciarios.

Sin embargo, existen fuertes rumores sobre que docenas de reclusos de alta peligrosidad han sido rehubicados a cárceles más ‘suaves’, con la excusa de diversos padecimientos de salud, en una ’negociación’ que se oculta a la población.

Las pandillas han asesinado desde enero a 42 policías, a 16 militares, a seis guardias de centros penales y a un fiscal. En 2014 fueron asesinados 39 policías, en su mayoría cuando se encontraban de licencia.

Según estadísticas oficiales, 2014 cerró con 3.942 homicidios en el país, 1.429 más que el año anterior.

Comments are closed.