169 mil familias italianas dejarán de recibir «prestaciones» a partir de agosto

El Gobierno de Giorgia Meloni pone fin a las prestaciones de miles de familias y personas consideradas "aptas para trabajar"

0
475

Unas 169.000 familias italianas recibieron a finales de julio un SMS en el que se les notificaba que las prestaciones de las que habían disfrutado durante los últimos cuatro años se suprimirían bruscamente al mes siguiente.

Las prestaciones, que se retirarán a todas las familias que no incluyan a una persona discapacitada, un menor o una persona mayor de 65 años, forman parte del polémico «reddito di cittadinanza» (literalmente » renta de ciudadanía«), un subsidio mensual para familias y personas con bajos ingresos y desempleados.

El programa de pago de prestaciones sociales fue introducido en 2019 por el Gobierno presidido por Giuseppe Conte, miembro del partido Movimiento Cinco Estrellas (M5S), y ahora está siendo desmantelado por el Gobierno de Giorgia Meloni.

La renta ciudadana fue una de las principales promesas del Movimiento Cinco Estrellas antes de llegar al poder en 2019, a pesar de que el concepto es profundamente controvertido en el país y cuenta con la dura oposición de la derecha.

Meloni anunció su decisión de endurecer el sistema de asistencia social nada más llegar al poder como nueva primera ministra de Italia el año pasado, declarando que será completamente abolido el 1 de enero de 2024 para los desempleados de entre 18 y 59 años considerados aptos para trabajar.

«Queremos transformar la asistencia en empleo», dijo durante una rueda de prensa en noviembre de 2022. «Hay gente que lleva tres años cobrando el subsidio, el Estado debe ayudar a estas personas a encontrar un empleo».

El ex primer ministro Conte, que condujo a Italia a través de la crisis de la COVID-19, criticó la decisión de Meloni afirmando que estaba «jugando con la vida de las personas», y que aquellos de entre 50 y 60 años que actualmente dependen de la renta de ciudadanía tendrán dificultades para reciclarse y encontrar nuevos empleos.

Según el medio italiano Rai News, otras 80.000 familias se quedarán sin prestaciones entre agosto y septiembre.

El aluvión de mensajes de texto anunciando a las familias que dejarán de percibir las prestaciones desató fuertes protestas en la ciudad meridional de Nápoles y su provincia, la de mayor número de beneficiarios.

Las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INPS) de la región informaron de que habían recibido cientos de llamadas de beneficiarios pidiendo una explicación mejor que la contenida en los SMS. En una de las oficinas del INPS en Nápoles, se llamó a la policía después de que, al parecer, se produjera una pelea entre dos personas.

El mensaje recibido por miles de familias reza así : «Solicitud de renta ciudadana suspendida en virtud del artículo 48 del decreto 20/23 a la espera de ser asumida por los servicios sociales«. En el original italiano, el mensaje sólo tiene 24 palabras.

A partir del 1 de septiembre, las personas a las que ahora se les ha suspendido la prestación recibirán 350 euros al mes que se destinarán a formación laboral en los centros de desempleo del país.

La suspensión de la renta ciudadana ha desatado un furibundo debate en el Parlamento italiano, con Conte acusando a los Hermanos de Italia de Meloni y al Gobierno de coalición de intentar «destrozar el país».

La legisladora y economista Maria Cecilia Guerra, del Partido Democrático (PD), de centro-izquierda, afirmó que la desesperación que estalló tras recibir las familias el SMS sobre la suspensión de la renta de los ciudadanos no se debía al SMS, sino a la incapacidad del Gobierno para abordar los continuos problemas de desempleo.

En junio, la tasa de paro italiana bajó al 7,4%, con un total de 23 millones y 590 mil personas empleadas en el país, +0,3%. A pesar de la evolución positiva, Italia sigue teniendo una de las tasas de desempleo más altas de la Unión Europea, con el bloque con una tasa media del 5,9% a partir de junio de 2023.