1 de mayo: Sindicalistas piden al menos $600 de salario mínimo en El Salvador

0
370

Miles de trabajadores se movilizaron el lunes con motivo al Día Internacional de los Trabajadores, a pesar que desde tempranas horas de la mañana retenes policiales fueron montados alrededor de San Salvador para bloquear la asistencia de los manifestantes.

En la marcha pidieron un aumento del salario mínimo, para «poder enfrentar el alto costo de la vida», y rechazaron la posible reelección del presidente Nayib Bukele.

La marcha de trabajadores y sindicalistas, partió del parque Cuscatlán y a esta se sumaron familiares de detenidos durante el régimen de excepción, miembros de la Federación Salvadoreña LGBTI y mujeres de diferentes organizaciones.

En la marcha participaron integrantes de 34 organizaciones del Bloque de Resistencia y Rebeldía Popular, que culminaron en un mítin animado por «Los Torogoces de Morazán» en la Plaza Cívica, frente a Catedral  Metropolitana, en el Centro Histórico de San Salvador.

Además, partidos políticos como Vamos y Nuestro Tiempo también marcharon, sin embargo, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) presentó una medición de fuerzas con el gobierno de Nayib Bukele en un un contingente «rojo» encabezado por su dirigencia nacional.

Los manifestantes pidieron a las autoridades revisar el salario mínimo, que actualmente es 365 dólares mensuales, para un aumento que «permita a los trabajadores costearse los productos de la canasta básica y demás necesidades».

El secretario general del Frente Sindical Salvadoreño, Wilfredo Berrios, dijo a periodistas que «para estar acorde al alto costo de la vida y para medio paliar la situación es necesario al menos 600 dólares» de salario mínimo mensual.

La diputada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Anabel Belloso, refirió que han salido a las calles para alzar la voz en la solicitud de los derechos, ante la existencia de violación a los derechos laborales y despidos masivos injustificados.

Asimismo, manifestó que no se está escuchando el clamor de los trabajadores, ante la necesidad de revisar el salario mínimo y tomar medidas que disminuyan el impacto de la crisis económica en las familias.

El precio de la canasta básica alimentaria en El Salvador creció aproximadamente un 12,9 % en la zona urbana y un 15,18 % en la rural en enero, en comparación con el mismo mes de 2022, de acuerdo con datos oficiales revisados.

Las cifras del Banco Central de Reserva (BCR) indican que la canasta de alimentos en la zona rural se situó en 185,26 dólares en enero, mientras que en el mismo mes de 2022 estaba en 157,13 dólares.

Por su parte, el costo de los alimentos básicos de la dieta salvadoreña por familia en el área urbana costaba 213,43 dólares en 2022 y en enero de 2023 llegó a tener un valor de 245,02 dólares.

Según el sindicalista Berrios, El Salvador «pasa por injusticias y retrocesos que se han dado en el periodo presidencial del señor Bukele» y aseguró que «actualmente existe persecución política para todo aquel que no está de acuerdo con su mentalidad (la del presidente) autoritaria, dictatorial» y añadió que «no hay libertad de expresión».

«Estamos también diciendo no a la reelección porque es inconstitucional», agregó Berrios.

La posibilidad de que Bukele se reelija por un segundo mandato consecutivo en 2024 se abrió en septiembre pasado, cuando una cuestionada Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) modificó un criterio sobre el tema.

Antes de dicha resolución, quien ocupaba la Presidencia debía esperar diez años después de concluir su mandato.

La marcha concluyó en el Centro Histórico de San Salvador y no se suscitaron altercados.

A primeras horas de hoy en redes sociales circularon denuncias de «bloqueos» al paso de personas provenientes de diferentes zonas del país que se sumarían a dicha marcha.

Los «bloqueos», de acuerdo con las denuncias, fueron por parte de elementos de la Policía Nacional Civil (PNC), quienes instalaron controles de tráfico en diferentes zonas.