Wright recuerda a Ulloa que la reelección está prohibida por Constitución, aunque le llame “segundo mandato”

0
1300

El diputado de Nuestro Tiempo, Johnny Wright Sol, al valorar recientes declaraciones del vicepresidente Félix Ulloa sobre la reelección del presidente Nayib Bukele, explicó que le han delegado la función “de defender lo indefendible”.

Ulloa aseguró que Bukele estará corriendo por un “segundo mandato” y no por la reelección, lo que ha provocado risas y críticas ante una afirmación que ha provocado burlas, al intentar el vicepresidente «torcer» el lenguaje castellano.

«Por más piruetas que hagan con el lenguaje jurídico, la Constitución es muy clara que el mandato presidencial es de cinco años ni un día más», dijo Wright a periodistas.

El diputado René Portillo Cuadra, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), consideró que las declaraciones de Ulloa buscan generar confusión. «Él no lo hace por ignorancia, él pretende confundir a la población salvadoreña, la reelección presidencial continua está prohibida», espetó.

Por su parte, el diputado por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Jaime Guevara, expresó que la aseveración de Ulloa “es un insulto a la inteligencia del pueblo salvadoreño, es una burla a la opinión de la población salvadoreña”.

La Constitución de la República de El Salvador establece que la “alternabilidad en el ejercicio de la presidencia es indispensable para el mantenimiento de la forma del Gobierno y del sistema político». «Más claro, subrayó, imposible».

En contra de estas ideas se manifestó el jefe de fracción del oficialista partido Nuevas Ideas en la Asamblea Legislativa, Christian Guevara, quien elogió al vicemandatario y dijo que es uno de los abogados “más reconocidos del país, sumamente culto, constitucionalista, un hombre de primer nivel” y que será el electorado quien decida si vota por otro periodo.

El tema electoral enfrenta diferentes frentes de opinión desde la participación presuntamente inconstitucional de Bukele.

El papel del TSE en las elecciones de 2024 en El Salvador será crucial para garantizar que el proceso electoral se lleve a cabo de manera justa, transparente y libre de irregularidades.

Sin embargo existen críticas sobre la falta de transparencia y la imparcialidad del TSE en relación a la administración de las elecciones en el país. Algunas organizaciones han acusado al TSE de actuar de manera parcial a favor del partido gobernante y de no garantizar la equidad en el proceso electoral.