Veteranos y exguerrilleros piden «voto de castigo» a Bukele por incumplir sus promesas

0
260

Organizaciones de veteranos de la guerra civil de El Salvador (1980-1992) y de exguerrilleros pidieron dar un «voto de castigo» contra el oficialismo y escoger los candidatos presidenciales y para la Asamblea Legislativa de la oposición, a los que dieron su respaldo.

Las organizaciones le retiraron su apoyo electoral al presidente Nayib Bukele, que le dieron en 2019 y 2021, para los comicios del 4 de febrero, en los que busca la reelección, tras señalar incumplimiento de un acuerdo firmado en 2018.

Cientos de excombatientes, veteranos y lisiados de guerra, pertenecientes a la Unidad Salvadoreña por la Democracia y la Paz (Salvapaz), se congregaron para conmemorar la firma de los Acuerdos de Paz de 1992 y criticar la postura de Bukele, que tilda el armisticio que finalizó con más de 100 mil muertes acumuladas de ser una «farsa».

El dirigentes de Salvapaz y excombatiente de la guerrilla, Dilio Rosales, recordó que en 2018, cuando Bukele era candidato, le dieron su respaldo tras firmar un acuerdo en el que se comprometió a cumplir una serie de peticiones.

«Quiero pedir al pueblo salvadoreño, a los excombatientes y a los veteranos, partiendo de que Nayib no nos cumplió: no le demos el voto ahora para las elecciones de febrero», dijo Rosales en la concentración.

Agregó que «a los dos sectores nos falló» y que «no nos ha dado la indemnización, nos quitó el fondo de protección por medio de la Asamblea Legislativa, nos quitó el aguinaldo de diciembre».

También llamó a sus compañeros a no votar por el partido oficialista Nuevas Ideas (NI) y también «darle un voto de castigo».

«Cualquier voto para los candidatos de la oposición es digno, es bueno para debilitar, sacar y reducir a los diputados de la bancada cian, porque ellos no nos cumplieron», añadió el dirigente.

La guerra civil salvadoreña, que enfrentó a la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) y al Ejército financiado por Estados Unidos, dejó unos 19.000 lisiados de guerra y más de 100 mil muertos.