Uganda castiga con pena de muerte a los homosexuales

El presidente de Uganda dió luz verde a una de las leyes más duras del mundo contra los homosexuales

0
915

Ciertas actividades homosexuales en Uganda pueden ser castigadas hasta con cadena perpetua y pena de muerte.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, promulgó este lunes la nueva y polémica ley contra la homosexualidad en el país, una de las más duras del mundo contra el colectivo LGBTQ, aunque el parlamento suavizó el texto inicial en los últimos dos meses.

Los actos homosexuales ya eran ilegales en Uganda, pero ahora cualquier condenado puede enfrentarse a cadena perpetua.

La legislación también contempla la pena de muerte para los llamados «casos agravados», como tener relaciones homosexuales con alguien menor de 18 años o infectar a una pareja sexual con una enfermedad crónica como el sida.

La homosexualidad ya estaba castigada en Uganda: en la foto, un grupo de jóvenes juzgados en 2019 por acudir a un local de ocio popular entre la comunidad LGBT.
Pie de foto,La homosexualidad ya estaba castigada en Uganda: en la foto, un grupo de jóvenes juzgados en 2019 por acudir a un local de ocio popular entre la comunidad LGBT.

En una declaración conjunta, tres de las principales instituciones de promoción de la salud en el mundo -el Plan de Emergencia del Presidente de Estados Unidos para el Alivio del Sida (Pepfar), Onusida y el Fondo Mundial- expresaron su preocupación por el «dañino impacto» de la normativa.

«El progreso de Uganda en su respuesta al VIH está ahora en grave peligro», denuncia el comunicado.

La nueva ley, consideran las tres instituciones, disuade a las personas del colectivo LGBT de buscar atención sanitaria vital por temor a ataques y castigos.

«El estigma y la discriminación asociados a la aprobación de la ley ya han provocado una reducción del acceso a los servicios de prevención y tratamiento», agregan.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni.
Pie de foto,El presidente de Uganda, Yoweri Museveni.

Condenas y apoyos a la ley

También expresaron su condena varias organizaciones civiles dentro de Uganda, que planean iniciar acciones judiciales para anular la legislación bajo el argumento de que es discriminatoria y viola los derechos de las personas LGBT.

El Tribunal Constitucional de Uganda anuló una ley similar en 2014.

La activista por los derechos humanos ugandesa Clare Byarugaba declaró que es «un día muy oscuro y triste» para la comunidad LGBT y para todos los ugandeses, informó la agencia de noticias Reuters.

«El presidente de Uganda ha legalizado hoy la homofobia y la transfobia patrocinadas por el Estado», sentenció.

La portavoz parlamentaria Anita Among, por su parte, acogió con satisfacción la decisión de Museveni de promulgar la ley y alegó que esta «protegerá la santidad de la familia».

Manifestación anti gay en Uganda
Pie de foto,Existe un sentimiento anti-gay en parte de la población de Uganda.

«Nos hemos mantenido firmes para defender la cultura, los valores y las aspiraciones de nuestro pueblo«, agregó en un comunicado publicado en Twitter.

El proyecto de ley se aprobó en el parlamento a principios de este mes con la oposición de un solo diputado.

La advertencia de EE.UU.

Estados Unidos advirtió previamente a Uganda de posibles «repercusiones» económicas si la legislación entraba en vigor.

El país norteamericano es un importante socio comercial de Uganda.

Este se beneficia de la Ley de Crecimiento y Oportunidades Africanas, que le aporta una mayor facilidad de acceso a los lucrativos mercados estadounidenses.

Estados Unidos, Onusida y el Fondo Mundial también han jugado un papel importante a la hora de apoyar los esfuerzos de Uganda para frenar el VIH/sida durante décadas.

En 2021, el 89% de las personas positivas en VIH en Uganda eran conscientes de su situación, más del 92% recibían terapia antirretroviral y el 95% de las que estaban en tratamiento mostraban supresión viral, según datos de estas organizaciones.

«Pedimos que se reconsidere la ley para que Uganda pueda continuar en su camino de garantizar el acceso equitativo a los servicios de salud y poner fin al sida como una amenaza a la salud pública para 2030», exponen en el comunicado.

Con información de BBC