Temen epidemia de tuberculósis en cárceles del país

0
1071

El Ministerio de Salud dio a conocer este lunes cifras alarmantes sobre el incremento de la tuberculósis en las cárceles del país que podrían constituir niveles de epidemia.

Según los informes proporcionados por las autoridades de salud y de seguridad, el número de casos de tuberculósis en el sistema penitenciario se debe especialmente al hacinamiento y falta de recursos para atender esa enfermedad.

Según la ministra Violeta Menjivar, de los 1,724 pacientes que registra el Ministerio de Salud, el 35 por ciento, unos 700 casos, se encuentran diseminados en las 22 cárceles del país.

La información fue compartida por el titular del ministerio de Seguridad y Justicia, René Ramírez Landaverde y el Director de Centros Penales Rodil Hernández. Ambos funcionarios dijeron que el Ministerio de Salud entregó al Ministerio de Seguridad equipos e insumos médicos para enfrentar la enfermedad por valor de $1,224, 180.

El ministro Landaverde aseguró que en las distintas cárceles del país disponen de zonas de aislamiento para evitar el contagio especialmente entre  los reclusos que padecen del VIH.

Los organismos internacionales de salud consideran que la salud se ve amenazada en ambientes de pobreza, conflicto, discriminación y desinterés y que las prisiones constituyen un ambiente donde se concentran estos problemas.

La tuberculosis es una causa importante de enfermedad y muerte en las prisiones, junto con el VIH,  la desnutrición, las enfermedades mentales y la violencia. Directa o indirectamente, estas amenazas afectan no sólo a los presos, sino a toda persona que entra en contacto con las prisiones y por último a toda la sociedad.

Los expertos afirman que en prisión, estos problemas son exacerbados por las malas condiciones de vida y el hacinamiento. El clima de violencia y humillación de la prisión agrava la situación, obstaculiza el acceso a la atención médica y fomenta comportamientos insanos. Finalmente, los presos son liberados y regresan a la sociedad llevando consigo la enfermedad y los comportamientos engendrados y empeorados por su encarcelamiento.

En el sistema penitenciario ha incrementado el número de casos de tuberculosis. De los 1,724 pacientes que registra el Ministerio de Salud, el 35 por ciento están en las 22 cárceles de todo El Salvador.

Según  la ministra de Salud,Violeta Menjívar, el año pasado se reportaron 724 casos de tuberculósis pero de enero a septiembre de 2016 la cifra se incrementó  a 736, es decir, doce casos más.

Mauricio Ramírez Landaverde, ministro de Seguridad, admitió que el hacinamiento, superior al 330 por ciento, acelera la transmisión de la enfermedad.

En el 2015 la cartera de Salud reportó 2,400 casos de tuberculosis  y los pacientes con este tipo de enfermedad pasan 6 meses con el tratamiento.

El ministro de Seguridad, René Landaverde aseguró que los privados de libertad cuando son llevados a los tribunales lo hacen cuando ya el bacilo está controlado y que en algunos casos no todos salen. Landaverde que cuando los reos están en cárceles con medidas extraordinarias las audiencias se realizan mediante audiencia virtuales.

Aunque la tasa de incidencia de la tuberculosis se estabilizó a partir de 2005, el número absoluto de casos sigue aumentando debido al aumento de la población mundial. En El Salvador la gravedad de la situación puede alcanzar niveles de epidemia debido al crecimiento de la población reclusa con un hacinamiento que sobrepasa más del 300% de su capacidad.

La Corte Suprema de El Salvador declaró inconstitucionales las condiciones en las abarrotadas prisiones del país, en un fallo con implicaciones para las políticas de mano dura del gobierno orientadas a derrotar a las pandillas.

La Corte Suprema de Justicia de El Salvador falló en junio pasado que las condiciones en las cárceles del país vulneran “el derecho fundamental a la integridad personal” de los reclusos.