“Señor ten piedad de tu pueblo! Señor, perdón por tanta crueldad!: papa Francisco

0
781

El recorrido silencioso del papa Francisco por las instalaciones de los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau, donde murieron decenas de miles de judíos bajo el régimen nazi de Adolf Hitler, tuvo como corolario un mensaje escrito que el Sumo Pontífice dejó asentado en el libro de visitas.

“¡Señor, ten piedad de tu pueblo! ¡Señor, perdón por tanta crueldad!”, fueron las palabras que escribió el máximo referente de la Iglesia Católica.

El pontífice argentino fue recibido por el director del museo de Auschwitz a las 9:19 hora local (7:19 GMT) y después se trasladó en un pequeño coche eléctrico al bloque 11, donde se encuentran las celdas subterráneas en las que se encerraba a los prisioneros para que murieran de hambre y sed.

Durante la visita de casi dos horas, el Papa no pronunció discursos y se encontró con 10 supervivientes de estos campos y 25 “Justos de las naciones”, las personas que salvaron judíos.

Se trata del tercer pontífice que visitó Auschwitz después del polaco Juan Pablo II en 1979 y el alemán Benedicto XVI en 2006.

El papa argentino entró a pie y atravesó solo y en silencio el cartel de la entrada, tristemente célebre por el lema que reza en alemán Arbeit macht frei (El trabajo libera), con el que los nazis recibían a los deportados. Entre los presentes figuraba la violinista Henela Niwiska, de 101 años, sobreviviente al exterminio.

072916-mensaje-de-francisco

Como gesto simbólico, Francisco encendió una lámpara y rezó en la celda subterránea donde murió el santo polaco Maximiliano Kolbe.

El pontífice latinoamericano visitó también el campo de exterminio de Birkenau-Auschwitz II, donde murieron la mayor parte de las víctimas en cuatro hornos crematorios y donde estaban ubicadas las mujeres.