Segunda sorpresa del Mundial Qatar 2022: Japón venció a Alemania

Die Mannschaft ganaba y tenía el control de la pelota en el Khalifa International Stadium, pero los Samurai Blue no se dieron por vencidos y consiguieron un triunfo histórico por 2-1 para quedar como líderes del Grupo E

0
163

¡Impresionante victoria de los Samurai Blue en el Khalifa International Stadium! 

El combinado asiático no hizo un buen primer tiempo y era sometido por la potencia europea. Die Mannschaft había logrado abrir el marcador con un gol de penal de Ilkay Gündogan y tuvo posibilidades de hacer más goles. No obstante, en el segundo tiempo, todo cambio porque Hajime Moriyasu acertó con las sustituciones y le modificó completamente la cara a su equipo. La remontada se hizo posible gracias a las anotaciones de Ritsu Doan y Takuma Asano.

Alemania se adelantó de penalti en el primer tiempo. Una acción torpe del portero nipón, Shuichi Gonda, sobre el lateral zurdo David Raum hizo que Ilkay Gündogan ejecutara la pena máxima con frialdad y adelantase a los alemanes. En la segunda, Japón igualó a través de Doan. Con todo el ataque revolucionado y Alemania patidifusa y sin pólvora, Japón se lanzó a por la victoria ante un conjunto noqueado por un empate que no esperaba tras rozar la sentencia. Asano batió a Neuer por su palo en una jugada que cogió al sistema defensivo alemán en horas bajas. La cara de Hansi Flick en el banquillo de Alemania era un poema.

En una previa marcada por el terremoto generado a raíz del veto de la FIFA al brazalete arcoíris que querían vestir selecciones como Dinamarca, Inglaterra, Gales o la propia Alemania, los jugadores protestaron en un gesto que ya es historia de los Mundiales. El equipo titular se llevó la mano a boca en un claro gesto de desaprobación mientras el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, observaba en la grada.

La protesta alemana. (Reuters/Annegret Hilse)

«Negarnos el derecho a llevar el brazalete arcoíris es igual que cerrarnos la boca y dejarnos sin voz. No se trataba de hacer una declaración política: los derechos humanos no son negociables«, explicaba la propia Federación Alemana en sus redes sociales el día en que Dinamarca anunció que se plantea abandonar la FIFA… y no es la única.

Alemania perdonó y se desinfló

Los minutos avanzaban y la puesta en escena nipona era seria. Solo Rüdiger, en un saque de esquina, pudo amenazar la seguridad asiática en los primeros compases del duelo. Su cabezazo se fue fuera por poco. A partir de ese momento, Alemania aumentó su peligrosidad. Kimmich probó fortuna desde fuera, explicando que la lata se puede abrir de muchas maneras distintas. Respondió Gonda, pero Japón achicaba agua sin parar en una banda derecha que estaba hundiéndose con Sakai superado e Ito perdido. 

Alemania siguió atacando con centros laterales, disparos desde la frontal, como el de Gündogan, y a través de la profundidad de Raum en la banda izquierda. En una de esas acciones del lateral zurdo, Gonda derribó a Raum de manera torpe cuando intentaba regatearlo y el árbitro no dudó. Gündogan, fiable en las penas máximas, batió al guardameta nipón. Pudo ser peor, porque Kimmich rozó el 2-0 con otro misil desde fuera del área y porque el gol de Havertz, ya al filo del descanso, fue anulado por posición irreglamentaria de Gnabry en el momento de la asistencia.

Gündogan no falló. (Reuters/Matthew Childs)

Se llegó al descanso tras una ocasión peligrosa para Japón, pero sin apenas noticias de los futbolistas ofensivos japoneses (Maeda, Kubo o Kamada) en el global. El seleccionador nipón, que había visto algún contragolpe peligroso de su equipo, Hajime Moriyasu, tomó medidas drásticas. Se fue Kubo, futbolista de la Real Sociedad, y entró Tomiyasu, lateral del Arsenal. Alemania embestía e imprimía miedo en ataque… pero Japón se estiraba al contragolpe. Gnabry primero y Musiala después amenazaron con el 2-0. Hasta Gündogan estrelló el balón en el poste. 

Los nipones dejan al mundo asombrado

Japón no se rindió y el recién incorporado Asano tuvo dos ocasiones para poner las tablas en Qatar. La segunda parte estuvo mucho más igualada y Rüdiger tuvo que abortar un contragolpe de Ito con una carrera marca de la casa. Alemania tuvo ocasiones increíbles. Gnabry en dos ocasiones y Hofmann otra tras un pase medido de Kimmich, pero Gonda se mostró implacable. Alemania no mataba el encuentro y Endo puso una asistencia en bandeja de plata a Ito, que forzó la mejor versión de Neuer con una mano salvadora.

Doan empató (EFE/Rungroj Yongrit)

Japón quemó todas las naves para empatar. Mitoma puso un balón delicioso al espacio, Minamino picó al espacio, dibujó un centro envenenado que Neuer despejó y cazó Doan. A placer, el jugador asiático no falló. Alemania entera se preguntaba cómo podía haber perdonado tanto en una tarde donde podría haber logrado una goleada y ahora se veía igualado en el marcador. Así son los Mundiales. 

Sin embargo, lo peor estaba por llegar. En una jugada aislada en el minuto 82, un balón largo sobre Asano terminó con Schlotterbeck desparramado, Neuer encajando un gol por su palo y la grada enloquecida. Alemania, que no reaccionó lo suficiente en el tiempo restante a pesar de un descuento que nunca parecía acabar, tuvo una ocasión clarísima en los pies de Goretzka, pero volvió a perdonar. Otra vez. La selección teutona se estrena con derrota y se pone en graves problemas para conseguir el billete a octavos de final.