Rusia aumenta presión militar y Ucrania coloca tropas en “estado de alerta” en Crimea

0
980

El gobierno de Vladimir Putin amenazó este viernes con romper relaciones diplomáticas con Ucrania ante nuevos incidentes armados en Crimea, algo que no hizo ni siquiera cuando invadió esa región ucraniana y dio su apoyo a los rebeldes separatistas.

Según las agencias de noticias locales, el primer ministro Dimitri Medvedev declaró que Rusia no desea romper relaciones pero “si no hay otra manera de cambiar la situación, esa es una medida que el presidente puede tomar”.

Los servicios de inteligencia rusos acusan al gobierno ucraniano de haber organizado varias incursiones de “saboteadores-terroristas” que causaron enfrentamientos armados y la muerte de un agente del FSB (antiguo KGB) y de un militar ruso, según Moscú.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, dijo hace pocos días que esa era una posibilidad, pero enfatizó que no es algo deseado por Ucrania, ya que implicaría dejar aislados a unos 4 millones de ucranianos que viven y trabajan en Rusia.

“El enemigo prevé provocaciones de masa en la línea del frente en el este de Ucrania, que serán seguidas de acusaciones según las cuales la parte ucraniana no respeta los acuerdos de Minsk”, declaró la oficina de inteligencia militar ucraniana en su página Facebook.

El anuncio de Medvedev se produce luego que Ucrania colocara a sus tropas en estado de alerta en su frontera con Crimea, después de que Rusia afirmara que había desmantelado “atentados” planificados por Kiev en la península.

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, exhortó tanto a Rusia como a Ucrania a atenuar las tensiones; también Estados Unidos se declaró “extremadamente preocupado” y pidió a los dos bandos que eviten una nueva “escalada” de violencia.

Rusia anexó Crimea en marzo de 2014 tras convocar apresuradamente un referéndum, que desató un conflicto entre separatistas ucranianos apoyados por Rusia y fuerzas oficialistas de ese país. A pesar de que la disputa sesgó más de 9.500 vidas, Kiev y Moscú no rompieron relaciones diplomáticas.