Reflexiones en el Dia del Abogado

0
525

La abogacía es un apostolado- misión noble y pesada- es una lucha permanente de pasiones que con vocación- empeño- esfuerzo- y lucha es realizada día a día y con buena voluntad y equilibrio buscamos ejercer la carrera y llevar y alcanzar la justicia con fidelidad a la verdad.

Los abogados siempre serán valorados con mucho respeto debido a la trascendencia- importancia y lo imprescindible de nuestra labor y por el amor y la fuerza con que la desempeñamos dando lo mejor de nosotros al aconsejar- en el pro de la defensa y en la protección de derechos e intereses con franqueza y escuchamos pacientes las necesidades de los clientes.

Los abogados son como el sol que nace débil pero se fortalece con el transcurso del tiempo y sabemos que el enemigo de ese tiempo es la procrastinación y la falta de imaginación. Fuimos formados para la justicia- sabemos que la justicia es la única dueña de todas las virtudes que hacen que las personas obren con bien y el pueblo pide a gritos justicia y sabe que solo los abogados podemos pelear para alcanzarla y para que este pais sea un lugar mejor por la fe que tenemos en la libertad sin la cual no hay derecho ni justicia ni paz y porque la peor forma de injusticia es la justicia simulada- aun cuando en el pais hay mucha ley la que falta es la justicia. Siempre nos ha tocado a todos los abogados vivir etapas históricas en donde se pone en juego el alma de nuestro pueblo- tiempos de crisis- que en el carácter chino implica riesgos, peligros y oportunidades- que siempre reclama una cultura de valientes en esos acontecimientos y los abogados hemos sido capaces de abrir caminos a muchas generaciones.

Hoy preocupa escuchar voces que gritan que los derechos fundamentales y sociales ya son viejos y están pasados de moda y que no tienen nada que aportar y solo confirman una grave iniquidad y desigualdad detrás de ese análisis incapaz y tiene que ver esto con una urgente renovada visión que debe hacerse de la función de la abogacía y magistratura- porque ni la lucha de los abogados es una lucha contra los jueces ni las resoluciones de los jueces lo son contra los abogados- somos cara de una misma moneda.

Jesús decía: ” Felices los que son perseguidos por practicar la justicia porque a ellos pertenece el reino de los cielos “. Por eso los abogados somos como los rinocerontes de piel gruesa, cortos de vista y siempre preparados para embestir. Deseo a todos mis colegas amigos abogados un feliz día invitándoles a seguir ejerciendo con orgullo- decoro y honorabilidad esta hermosa profesi- ser un buen abogado eso es digno de admiración- y termino diciéndoles felices los que tienen hambre y sed de justicia y felices los que trabajan por la paz. UN FUERTE ABRAZO A LOS ABOGADOS DE LA REPUBLICA.