Raúl Castro: “Cuba jamás permitirá fórmulas de privatización”

0
787

En la apertura del Séptimo Congreso del Partido Comunista en la isla, y a un mes de su encuentro con Barack Obama, el mandatario marcó su posición sobre los procesos de actualización del modelo económico.

El mandatario cubano Raúl Castro dijo que nunca seguirá “fórmulas de privatización” ni aplicará “terapias de choque” en el sistema económico. Y destacó que ese tipo de mecanismos son frecuentemente aplicados “en detrimento de las clases más humildes de la sociedad”.

Lo afirmó frente al órgano máximo de decisión del Partido Comunista, compuesto por 1.000 delegados, en la apertura de su séptimo congreso.

El gobernante, quien dejará el poder en 2018, volvió a insistir en el lastre que supone para la isla el embargo estadounidense vigente desde 1962, pese a la reconciliación política con Washington y el levantamiento de algunas restricciones por parte del presidente Barack Obama.

Raúl Castro aseguró que “las fórmulas neoliberales que propugnan la privatización acelerada del patrimonio estatal y de los servicios sociales, como la educación, la salud y la seguridad social, nunca serán aplicadas en el socialismo cubano”.

También reiteró que la isla seguirá con un modelo unipartidista y consideró los llamados a la legalización de otros institutos políticos como una forma de “dividir” a los cubanos. “En Cuba tenemos un partido único y a mucha honra, que representa y garantiza la unidad de la nación cubana, arma estratégica principal con la que hemos contado para edificar la obra de la revolución”, reiteró.

El pluripartidismo fue precisamente uno de los conceptos en los que insistió el presidente Obama en una alocución antes los cubanos que fue transmitida en vivo por la televisión pública durante su viaje en el mes de marzo.

Hace un mes, el presidente norteamericano Barack Obama viajó la isla en el marco de nuevas relaciones entre Washington y La Habana. Obama demandó a Castro más apertura de mercado y derechos humanos desde la visión estadounidense entre ellos se incluye el pluripartidismo, libre asociación y libertad de prensa.

La reunión tiene como base seis documentos que analizan el modelo económico y social impulsado por el gobierno. Durante la semana pasada, militantes de base manifestaron sus quejas públicamente ante la falta de debate y conocimiento de esos textos en comparación con el último congreso celebrado en 2011 donde se analizaron los trabajos en los meses previos.

En esa oportunidad, el encuentro del partido fue decisivo para el aval de las políticas de reformas que implementó Raúl Castro desde el año 2010.

El mandatario inició un proceso gradual de flexibilización en la economía de corte soviético con una cautelosa apertura al trabajo privado y las inversiones extranjeras. Castro justificó el ritmo lento de las reformas con el argumento de que el gobierno no renunciará a su idea de amparar a la población de 11.1 millones de cubanos.

El congreso del Partido Comunista busca marcar el rumbo de la isla en medio de la crisis económica del país y las nuevas relaciones con los Estados Unidos. Es el último encuentro de este tipo que tiene a la generación histórica de la revolución como gobierno. Se desarrollará hasta el martes y el promedio de edad de los asistentes es de 48 años, el 43% son mujeres y el 36% son negros o mulatos, según las estadísticas informadas por los organizadores del congreso.

Al finalizar el congreso está previsto que se designe o renueve a un primer secretario (actualmente Raúl Castro), a un segundo secretario (actualmente José Ramón Machado Ventura) y a los miembros del Comité Central, el Buró Político y un Secretariado.