¿Qué hacer en caso de deshidratación?

0
297


Peligros de la deshidratación en adultos mayores: cómo ocurre y qué hacer

Hay muchas razones por las cuales podemos deshidratarnos bien sea por no beber suficiente aguas o por otros factores, lo importante en todos los casos es estar atentos a las señales de nuestro cuerpo

Mantenerse hidratado es importante para el buen funcionamiento de los órganos del cuerpo, pero qué es realmente la deshidratación, qué pasa en nuestro cuerpo y cómo podemos tratarla en caso de que ocurra.

Hay recomendaciones importantes que podemos seguir para evitar la deshidratación y consejos que pueden ayudarnos a prevenirla.

¿Qué es la deshidratación?

La palabra  deshidratación proviene de hydro, de la palabra griega hudōr, cuyo significado es ‘agua’.

La definición de la deshidratación según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un estado resultante de la pérdida excesiva de agua del organismo.

Mientras que clínicamente se define la deshidratación como “la pérdida de agua corporal, con o sin sodio (Na+), mayor a la que el cuerpo puede reemplazar”, explica un estudio de Scientific Electronic Library Online.

¿Qué hacer en caso de deshidratación?

La deshidratación en adultos, presenta los siguientes síntomas: tener mucha sed, boca seca, orinar y sudar menos de lo habitual, orina de color oscuro, piel seca, sensación de cansancio, dolor de cabeza, falta de concentración y mareos.

De acuerdo con la OMS hay varios grados de deshidratación y estos son sus síntomas:

La deshidratación grave ocurre cuando se presentan al menos dos de los signos siguientes: letargo o pérdida de conocimiento; ojos hundidos; no bebe o bebe poco; retorno lento a la normalidad después de pellizcar la piel.

Los síntomas de la deshidratación moderada son: desasosiego o irritabilidad; ojos hundidos; bebe con ganas y/o tiene sed. Mientras que cuando estamos bien hidratados

Además de la perdida de agua y solutos, características de la deshidratación en el caso de adultos mayores hay otros factores que contribuyen como las pérdidas gastrointestinales, renales, alteraciones en la piel (quemaduras) o secuestro del tercer espacio (fracturas).

Los especialistas recomiendan recurrir a un diagnóstico es clínico para evaluar “los signos y síntomas determinan el grado de deshidratación y el tratamiento a implementar”.

Una vez revisado los síntomas se puede realizar el proceso de rehidratación para la que se recomienda se administra agua y electrólitos para reponer las pérdidas.

Sales de rehidratación oral o suero casero

De acuerdo con el estudio de Scientific Electronic Library Online basados en la Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología podemos hacer un suero casero con un litro de agua, sal y azúcar.

•            1 cucharada de sal.

•            8 cucharadas de azúcar.

•            1 litro (5 tazas) de agua potable limpia, o agua que ha sido hervida.

Este tipo de suero lo podemos hacer en el hogar para rehidratar a la persona con síntomas de deshidratación, que también puede ocurrir en casos que se presentes vómitos y diarreas.

En caso de presentar algún síntoma es importante acudir al médico para que indique el tratamiento correspondiente.