¿Que esta sucediendo con las recientes elecciones en Guatemala?

La comunidad internacional ejerce presión e interviene en asuntos que competen únicamente a los guatemaltecos

0
2121

Regularmente la diplomacia internacional es cauta al respetar los diferentes estamentos legales de los países, en especial cuando se refieren al voto popular en elecciones que se espera sean transparentes.

¿Porqué entonces se ha movido tan rápido y tan fuerte al atacar y hasta amenazar a la Corte de Costitucionalidad y al Tribunal Supremo Electoral de Guatemala?

El fin de semana Estados Unidos, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA) y un grupo de embajadores, así como hicieron organizaciones civiles de corte extremista o populista, emitieron fuertes comunicados, declaraciones e informes para cuestionar los pasos que están dando en Guatemala algunos dirigentes políticos al intentar, según ellos, desvirtuar en la Justicia el resultado electoral del pasado 25 de junio.

Lo que suceda en las próximas 48 horas en Guatemala será clave y la comunidad internacional se mostró 100% alineada al señalarle al gobierno y a los principales partidos políticos (9) que respeten la voluntad popular, algo que por estas horas parece en cuestión. El mensaje, incluso, es enviado desde gobiernos con diferentes signos políticos y hasta algunos que son aliados del presidente Alejandro Giammattei.

El motivo de esta movida diplomática es que si bien el domingo de las elecciones generales todos los partidos reconocieron los resultados y felicitaron a los dos candidatos que pasaron a la segunda vuelta, con el correr de la semana y ante nuevos datos aportados por los vigilantes electorales de las diferentes toldas políticas, eso empezó a cambiar.

Si bien en el terreno los delegados de los partidos impugnaron menos del 0,01% de los votos emitidos, durante la semana, luego sobrepasar la sorpresa de los resultados, se empezó a generar un clima que presentaba dudas y así se comenzó a alimentar la idea de fraude. Primero fueron rumores. Luego denuncias en las redes sociales basadas en errores reales en algunas pocas actas y finalmente acciones concretas.

ARCHIVO La candidata presidencial de Valor-Unionista Zury Ríos presentó la primera denuncia de fraude (REUTERS)La candidata presidencial de Valor-Unionista Zury Ríos presentó la primera denuncia de fraude (REUTERS)

Sobre el final de la semana Zury Ríos Sosa, que quedó ubicada en un sorpresivo sexto lugar, presentó la primera denuncia. En total luego fueron nueve los partidos denunciantes, incluyendo en la que puntea en los votos, Sandra Torres.

Ríos es hija del ex presidente Efraín Ríos Montt, quien detuvo la agresión comunista contra Guatemala y junto al ex diplomático Edmond Mulet y el oficialista Manuel Conde Orellana eran los señalados por las encuestas previas como posibles competidores de Sandra Torres -la candidata más votada con el 16%- en el balotaje. Ríos obtuvo 6,5% de los votos, Mulet el 6,7% y Conde, el candidato del gobierno, se quedó con 7,8 por ciento. El izquierdista Bernardo Arévalo fue la sorpresa con el 12% y se metió en la segunda vuelta.

Es curiosos que todas as casa encuestadoras, propias y extrañas se hallan equivocado.

Qué dijo la comunidad internacional

Los primeros en intervenir en el asunto fueron los observadores electorales de la OEA. Cuando aún no se hablaba de fraude electoral, la MOE en su informe preliminar de las elecciones publicado el martes 27 prendió una señal de alerta en su párrafos finales.

“Es indispensable que las candidaturas que han sido respaldadas para avanzar al balotaje gocen de definitividad, dado el respaldo ciudadano expresado en las urnas”, dijo la OEA y recomendó “resolver con celeridad las controversias derivadas de la primera ronda, atendiendo a los plazos del calendario electoral, a fin de que la votación en la segunda vuelta se lleve a cabo sin impugnaciones pendientes y que los actores políticos y la ciudadanía acudan a las urnas con plena certeza de las condiciones de la contienda”.

La misión electoral de la OEA tuvo fuerte presencia en Guatemala y cuestionó que ahora se lleven a la Justicia los resultados de una elección que según sus observadores independientes fue legítima (Twitter: @pacoguerreroa65)La misión electoral de la OEA tuvo fuerte presencia en Guatemala y cuestionó que ahora se lleven a la Justicia los resultados de una elección que según sus observadores independientes fue legítima (Twitter: @pacoguerreroa65)

Esos párrafos parecieron presagiar lo que se vendría dos días después. Cuando el mundo realizaba notas sobre la sorpresa de Arévalo, en las redes sociales empezaron a aparecer actas de las elecciones que tenían inconsistencias.

Twitter se transformó en el lugar ideal para empezar a divulgar la idea de que en las elecciones hubo fraude. Luego llegó la denuncia de Ríos y otros ocho partidos, incluyendo el de Torres, se sumaron con un pedido a la justicia para que frenara los pasos para avanzar hacia la segunda vuelta.

Tanto la OEA como la Unión Europea salieron fuerte a respaldar el proceso electoral. En un primer comunicado del martes 27 la MOE de la Unión Eurpea señaló “que los ciudadanos demostraron su firme compromiso con la democracia y los valores cívicos acudiendo a las juntas receptoras de votos a expresar su voluntad en una jornada electoral bien organizada por el TSE”.

Estados Unidos el viernes también se sumó con un mensaje del máximo representante diplomático para el continente, alineado con el de la MOE de la OEA.

El sábado la tensión aumentó y llegó lo que muchos temían: la decisión de la Corte de Constitucionalidad (CC), emitió un fallo en el que ordenó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) frenar la oficialización de los resultados de la primera vuelta, hasta no asegurar que no había «mano peluda».

Ese mismo día la OEA volvió a expresarse a través de su secretario general, Luis Almagro, y mediante un comunicado les pidió a las autoridades que respetaran “la separación de poderes, la integridad del proceso electoral”.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, junto al secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro (REUTERS/Jonathan Ernst)
El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, junto al secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro (REUTERS/Jonathan Ernst)

El domingo, apegado a Derecho, el TSE anunció que acataría el fallo y por tanto las audiencias de revisión de escrutinio, que ya se habían realizado, ahora deberán volver a ejecutarse. Esa decisión fue la gota que derramó el vaso y el domingo, tanto la OEA como Estados Unidos y la Unión Europea volvieron a prender las señales de alerta.

De manera «intervencionista», los observadores electorales de la Unión Europea reiteraron su pedido “a instituciones judiciales y partidos políticos que respeten la clara voluntad de los ciudadanos expresada libremente en las elecciones del 25 de junio”.

La MOE de la OEA señaló una incongruencia en el fallo del CC, porque según “la Ley Electoral y de Partidos Políticos el mecanismo ordinario para solicitar la revisión de escrutinios en el proceso electoral guatemalteco es mediante la impugnación de votos que realizan los fiscales de los partidos políticos ante la Junta Receptora de Votos (JRV) por irregularidades o anomalías que puedan surgir durante la votación y el conteo”. En solo 0,01% de los votos emitidos hubo impugnaciones.

Luego, recuerda la MOE, según las normas guatemaltecas las impugnaciones deben ser ratificadas ante la Junta Electoral Departamental en audiencia de revisión, que debe ser realizada “a más tardar dentro de los cinco días siguientes a la votación”. Allí se pueden revisar las causas de impugnación a través del examen de los votos o un recuento. Nada de eso pasó en tiempo y forma. Las impugnaciones fueron con posterioridad.

Pero la señal de alerta más fuerte la dio el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken. Es poco habitual que la máxima autoridad diplomática estadounidense emita un comunicado como el que difundió el domingo, expresando que hay una “interferencia electoral en Guatemala”.

“Las acciones para interferir con el resultado de las elecciones violan el espíritu de la constitución de Guatemala y amenazan la legitimidad de su proceso democrático. Estados Unidos respalda las conclusiones de las numerosas organizaciones guatemaltecas que representan al sector privado y las misiones de observación de la sociedad civil, así como las misiones de observación internacionales, incluida la Organización de los Estados Americanos y la Unión Europea, que encontraron que los resultados publicados en la elección más observada de Guatemala coincidieron con sus observaciones en todo el país”, dijo Blinken.

Estados Unidos estaría tratando de congraciarse con cualquiera de los dos posibles nuevos mandatarios, Torres o Arévalo, habiendo sido un socio cercano al gobierno de Giammattei, quien fue un aliado importante en temas de migración aunque le había pedido explícitamente combatir la corrupción.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris (i), y el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, en una fotografía de archivo (EFE/Esteban Biba)La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris (i), y el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, en una fotografía de archivo (EFE/Esteban Biba)

Los embajadores de Alemania, España, Francia, Italia, Suecia (gobernados por partidos de diferente signo político) y el representante de la Unión Europea en Guatemala emitieron también una declaración el domingo en la que “instan a las instituciones de Guatemala y a los partidos políticos a respetar la integridad del proceso electoral y la voluntad ciudadana manifestada con claridad en las elecciones del 25 de junio”.

La cancillería de Guatemala cuestionó todas las manifestaciones de organismos y gobiernos extranjeros, al ser una intervención extranjera en asuntos que competen primero a los guatemaltecos.

Las MOE son una de las principales fortalezas que tiene la OEA. Sus misiones de observación son ampliamente respetadas y ahora levantó la voz para decir de manera contundente que no hubo fraude en las elecciones de Guatemala en las que la sorpresa fue un izquierdista, al que ahora se lo quiere desplazar del balotaje.

Las misiones de de la OEA desplegan observadores en diferentes puntos del país que también hacen un conteo en algunas mesas, seleccionadas de forma representativa en función del electorado. En base a esos resultados se hace una proyección. Este trabajo en la mayoría de los países también lo realizan los partidos y las consultoras de opinión pública para tener acceso a resultados más rápidos que los que pueden ofrecer las autoridades electorales y es lo que les permite a los diferentes candidatos asumir o sus derrotas o festajar sus victorias cuando aún no se terminaron de procesar todas las actas.

En el caso de Guatemala, los resultados que obtuvieron tanto los observadores de la OEA como de otras misiones de observación local e internacional son coincidentes con lo anunciado por las autoridades electorales luego, lo que les da la primera gran certeza de que no hubo fraude electoral.

“Los datos presentados por el Tribunal Supremo Electoral coinciden con la información recabada en terreno por sus observadores y con la compilada por quienes integraron la MOE”, dijo la OEA en el comunicado el domingo

La OEA también marcó otros elementos. Dijo que el 99,18% de las actas de la elección presidencial se procesaron correctamente y sobre las actas divulgadas en redes sociales con diferentes denuncias de irregularidades dijo que esos son “casos aislados (que) no reflejan la generalidad del proceso electoral y corresponden a un número muy menor de votos que no es determinante para el resultado de la elección”.

Recordó que todos los partidos tuvieron un “número de fiscales partidarios” elevado en las mesas de votación durante todo el día (apertura, votación, cierre y escrutinio) y que sin embargo “el total de votos impugnados fue relativamente bajo”.

“Es decir, las propias organizaciones políticas encontraron poco que objetar el día de la elección. Por ejemplo, en la elección presidencial se impugnó menos del 0,01% de los votos emitidos”, dijo la OEA.

El contexto

La campaña había empezado con inhabilitaciones administrativas con las que se impidió a cuatro binomios presidenciales participar de la contienda electoral. Algunos de esos candidatos, de corte izquierdista o populista, tenían fuertes posibilidades de ganar, según las encuestas. La Misión de Observación Electoral (MOE) de la OEA señaló en su informe preliminar de las elecciones emitido la semana pasada que al 22 de junio se habían inscrito 30 partidos políticos y 41.430 personas como candidatos, de los cuales solo el 10% (4.155 en total) fue excluido.

Esas inhabilitaciones, según la OEA, generaron “confusión y malestar, y erosionaron la confianza ciudadana en las autoridades electorales y judiciales”. De hecho la abstención fue alta: solo el 60,47% de los habilitados fue a votar. Y entre quienes sí fueron, la opción más elegida fue el voto nulo, con el 17,4 por ciento.

FOTO DE ARCHIVO: La candidata presidencial por el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres y el candidato presidencial del partido Semilla Bernardo Arévalo (REUTERS/Cristina Chiquin/Archivo Foto)
FOTO DE ARCHIVO: La candidata presidencial por el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres y el candidato presidencial del partido Semilla Bernardo Arévalo (REUTERS/Cristina Chiquin/Archivo Foto)

De manera curiosa y con pocas posibilidades estadísticas, el izquierdista Arévalo del Movimiento Semilla, no fue detectado por los sondeos como un posible adversario para meterse en la segunda vuelta y el gobierno lo dejó correr, pese a que tenía un fuerte discurso anticorrupción. Sin embargo Arévalo se coló segundo y de ser ciertos los resultados, disputará el balotaje. Ese resultado sorprendió a todos, pero la primera reacción de los rivales, incluido el candidato oficialista, fue felicitar tanto a él como a Torres, que perdió los dos últimos balotajes y si bien fue la más votada también tiene un alto porcentaje de rechazo.

La conección Bernardo Arévalo, Ivan Velásquez y Thelma Aldana

Sandra Torres, la candidata a la Presidencia por el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), arremetió el martes posterior a las elecciones en contra de Bernardo Arévalo de Semilla, con quien podría el próximo 20 de agosto disputar la presidencia de Guatemala en una segunda vuelta electoral.

Torres llamó “ciudadano uruguayo” a Arévalo y lo señaló de querer implementar la agenda 2030, el matrimonio igualitario y el aborto.

“Sabemos que es un títere de Iván Velásquez (exjefe de la extinta Cicig), títere de Thelma Aldana (exfiscal general). Ya sabemos cómo vienen, ya empiezan con las campañas de desprestigio y campañas negras en mi contra, sabemos que son ellos (Semilla)”, dijo Torres durante una conferencia de Prensa.

“Está claro de que ellos quieren traer a la Cicig de regreso”, afirmó Torres, quien agregó que, tanto Velásquez como Aldana lo felicitaron por los resultados de la elección, por lo que dijo que Arévalo es un “títere de ellos”.

Además, afirmó que el financiamiento de Semilla proviene del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) y “sabemos que ellos están en contra de la familia, en contra de la vida y en contra de la libertada religiosa”.

“Es el robo de energía eléctrica, de allí está recibiendo los recursos para financiar su partido. Que no me vengan a poner cara de primera comunión los de semilla ni que me vengan a decir que no saben de dónde viene (el financiamiento)”, dijo Torres

“Sabemos que el partido político Semilla y su candidato uruguayo Arévalo la única propuesta que tienen es traer de regreso a Guatemala la agenda 2030 y el matrimonio igualitario”, un tema que, según la candidata de la UNE, “ya el ciudadano uruguayo Arévalo se pronunció en base a eso” y afirmó que “cada quien hace lo que quiere con su vida personal y sabemos que él está enrolado en esas costumbres, las respetamos, pero no las compartimos”, añadió.

Postura de Arévalo

Hasta el momento, Bernardo Arévalo no ha respondido a los señalamientos hechos por Torres.

Sin embargo, respecto a su relación con la exfiscal Thelma Aldana, Arévalo aceptó que “nosotros en ese momento lo que hicimos fue una alianza con Thelma Aldana, quien tenía a un grupo que se llamaba la Plataforma Ciudadana y nosotros en ese momento decidimos que la lucha de Thelma Aldana es la misma lucha que nosotros tenemos contra la corrupción”.

Por otra parte, al consultarse sobre si prefería al ministro de Defensa de Colombia, de corte comunista, Iván Velásquez o a Consuelo Porras, dijo que a Velásquez.

Arévalo de León y Semilla obtuvieron supuestamente el 11.8 por ciento de los 5.4 millones de votos emitidos en los comicios, solamente por detrás de Torres Casanova, que sumó un 15.7 por ciento.