Pandilleros vuelven a detener una línea del transporte interdepartamental con amenazas

0
676

Unos 120 vehículos de transporte público que componen la ruta 202, que viaja entre Ahuachapán y San Salvador, ida y vuelta, suspendieron su servicio desde las primeras horas del lunes.

Varios directivos y empresarios informaron que la razón del paro son las amenazas de pandillas que habían recibido desde la semana pasada.

Los usuarios del servicio de transporte colectivo, que se vieron afectado con la suspensión, se mostraron molestos por el acatamiento del paro por parte de los empresarios, sin embargo, los mismos advirtieron a periodistas que habían comunicado a las autoridades de la situación, pero no recibieron apoyo alguno por parte de la Policía Nacional Civil (PNC) para no acatar la suspensión de sus actividades de transporte.

Entre Ahuachapán y San Salvador, y viceversa, únicamente están funcionando unos 20 buses independientes, todos los que pertenecen a la cooperativa de la ruta 202 están aparcados en la terminal de Occidente y en la terminal de Ahuachapán.

Este hecho confirma que el sector transporte continúa siendo afectado por las extorsiones de las pandillas y que las autoridades son incapaces de proveerles con la seguridad necesaria, por lo que los los conductores y empresarios se ven obligados de suspender el servicio en el afán de proteger sus bienes y la vida de los motoristas y cobradores.