Países Bajos anotó a Senegal sobre el final y se quedó con los tres puntos

Con goles de Cody Gakpo y Klaassen, los de Van Gaal ganaron 2 a 0 en un debut sufrido, e igualaron a Ecuador en el Grupo A

0
251

Países Bajos se quedó con un resultado que por como estaba de ajustado el juego, pareció hasta casi exagerado. Un 2-0 sobre un Senegal, ya sin Sadio Mané, que vio pasar el tren de su oportunidad y no se subió. Los europeos comparten la punta del grupo A junto a Ecuador, y se enfrentan este viernes 25.

Intensidad. Ritmo constante, sostenido. Fluidez en todas las acciones. Capacidad de reacción ante una jugada. Movimientos coordinados desde el primero al último. Cuando uno va para la derecha, el resto lo sigue. Cuando se vuelva hacia la izquierda, también lo copian. Son un equipo. El mejor equipo que estuvo en el Al Thumama no fueron ni Senegal ni Países Bajos porque en la primera hora de juego, ninguno de los dos pateó al arco.La figura estaba afuera, en esa banda/hinchada senegalesa alucinante que tuvo mucho de lo que les faltó a los jugadores.

Muchas veces el concepto de jugar sin arcos está asociado al toque inútil o poco profundo. Quizá también a ese exceso de lateralizar par aun lado y luego para el otro. Y de nuevo para un lado, y de vuelta para el otro…

Memphis Depay controla el balón ante Iliman Ndiaye. LUCA BRUNO (AP)

Una hora sin arcos. Con el cuidado de la pelota de Holanda marcando el pulso del inicio. De Jong sacaba el manual del conductor y distribuía con claridad. Janssen se le asociaba retrasándose unos metros pero los minutos pasaban y el cambio de ritmo, la marcha que se necesita para empezar a ser profundo, no llegaba.

Y entonces Senegal se empezó a animar. Con Nampalys Mendy que entendió que en algún momento había que verticalizar la historia. Con Sarr (tirando fantasía) creando problemas, dejaron la tibieza. El tema es que tuvo tres remates para cruzar y definir pero siempre eligió el palo del arquero. Andries Noppert se fue haciendo figura con disparos menos complicados de lo que pudieron haber sido.

Los partidos los ganan los jugadores pero los técnicos suman, que tienen herramientas tácticas y variantes de jerarquía para transformar el silencio en ruido.

Porque Van Gaal tomó dos decisiones clavemandó a Cody Gakpo al ataque. Lo sacó del medio en el que no había pesado y lo sumó a la ofensiva. En paralelo, metió en cancha a Memphis Depay, que tirado sobre la izquierda generó huecos por el medio para sus compañeros. Y entonces apareció la jerarquía de De Jong para convertir un centro en una asistencia y que el inesperado delantero -Gakpo- se anticipara a la pobre reacción del Mendy.

Senegal quedó partido en el alma. Le cayó la ficha de lo que se había perdido, de la chance que había dejado pasar y se desordenó para ver si llegaba la heroica. Y en lugar de la épica, terminó sufriendo con una contra en la que Davy Klaassen cerró el 2-0.

La batucada senegalesa no se cayó. Su debut había sido brillante pero su equipo se había quedado con la insinuación Y por ahora, los partidos se ganan con goles.

Con información de Olé