No hay más que decir: La honradez de Belarmino es intachable

1
1857

José Eduardo Cáceres, conocido como Pino Cáceres,  quien durante años fue el director de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, puso los puntos sobre las íes y dejó en claro que el magistrado de la Sala de lo Constitucional Belarmino Jaime es hombre probo, de conducta y honradez intachable.

No lo está diciendo cualquier “sobalevas” o perico de lo palotes; lo dice quien tuvo la dignidad y valentía de renunciar a su cargo, como director de probidad, cuando quisieron obstruir su trabajo frenando una serie de investigaciones relacionadas con casos de corrupción en el país.

A Jaime lo han señalado  de ser accionista de una empresa de telecomunicaciones que está bajo investigación por supuesta evasión de impuestos, el director secretario de la directiva de GCA Telecom, SA. de CV., José Eduardo Cáceres Chávez, negó enfáticamente que el magistrado tenga algún cargo o sea accionista en esa compañía y mucho menos que se trate de un evasor como lo quieren hacer aparecer en el marco de una feroz campaña contra la Sala de lo Constitucional de la Corte y de sus magistrados.

“Pino” Cáceres ilustra su loable actitud de defensa hacia su amigo citando a Isaias 41:10 con lo que busca infundir en Belarmino Jaime confianza en la justicia divina y con un verso del poeta nicaragüense Rubén Darío que inspira a los calumniados a no perder la confianza en que, tarde o temprano, la verdad sale a luz.

Belarmino Jaime es un hombre de ley, buen esposo, padre y abuelo encomiable y amigo con doble fortuna: la acumulada con el esfuerzo de su trabajo honrado y diligente y la de los amigos que le respetamos. Una fortuna que ya quisieran otros.

Comments are closed.