Moscú: “Si Occidente no quiere escucharnos, es su problema”

0
1301

Rusia utiliza la Conferencia de Seguridad de Múnich, que comienzó este 15 de febrero, para transmitir su posición y advertir a Occidente sobre los peligros de su rumbo actual, dijo el vicecanciller Serguéi Riabkov.

“Estamos tratando de explicar nuestra visión a aquellos que quieren escucharnos, incluso en la conferencia de Múnich. No esperamos que haya mucha gente dispuesta a escucharnos. Pero si no quieren escucharnos, es su problema. Y ese problema aumentará”, destacó el diplomático ruso en la entrevista con el periódico ruso Rossiyskaya Gazeta.

Riabkov también señaló que “el documento inicial preparado por los organizadores también menciona el inicio de la era de la rivalidad entre las grandes potencias; en esta rivalidad EEUU y el campo occidental en su sentido clásico tienen ciertas ventajas sobre el grupo que incluye a China, Rusia y otros Estados”.

Según el viceministro de Exteriores ruso, tal afirmación y tal alineación de las fuerzas en el escenario internacional son “artificiales y especulativas”, muestra la centralidad occidental de los autores de este documento.

Decir que Occidente va por delante, y todos los demás están a la defensiva, solo lo pueden hacer aquellos que estén dispuestos a dar lo que quieren por verdad. La rivalidad en el mundo está creciendo y el potencial de conflicto está aumentando”, subrayó el viceministro.

Observó que todo el modelo de posguerra del orden mundial, basado en un profundo entendimiento de las lecciones de la Segunda Guerra Mundial y la inadmisibilidad de desencadenar una nueva guerra, ahora está siendo colapsado por aquellos que quieren “imponer sus ideas”.

“Pero Occidente con sus raíces históricas y sus logros de civilizaciones debe pensar si debería poner en juego todas estas hazañas para establecer, que Dios me perdone, un nuevo orden para el resto del mundo. ¿Declaran ustedes la libertad absoluta del individuo en sus Estados? Entonces den libertad a otros Estados para que se desarrollen como quieran”, insiste el diplomático ruso.