Ministro de Justicia niega ejecuciones sumarias

0
588

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, rechazó esta mañana en una entrevista televisada que la Policía y la Fuerza Armada estén ejecutando sumariamente a grupos de pandillas luego de ser capturados y señaló diferencia de objetivos entre los extintos grupos guerrilleros del FMLN y las pandillas.

Ramírez Landaverde reaccionó de esta forma a insistentes rumores de que muchos de los pandilleros fallecidos en lo que va del año fueron ejecutados sumariamente. Solo en lo que va del año fueron reportados 521 pandilleros muertos tras enfrentarse a la policía y ejército con armas de distinto calibre en 555 enfrentamientos.

El ministro aseguró que se trata de grupos que se movilizan con armas largas para realizar ataques dirigidos contra efectivos de la PNC, jueces y fiscales del país, por lo que justificó el derecho de utilizar la fuerza letal como defensa propia y de terceros.

“Lo que estamos teniendo es resistencia armada, es decir uso de armas de fuego dirigido contra personal de la institución policial y de la Fuerza Armada tienen todo el derecho y la responsabilidad profesional que en ese tipo de situación en protección de su propia vida, de sus compañeros o de terceras personas usar el nivel de fuerza que sea necesario”.

Ramirez dijo que con esas acciones, los pandilleros buscan obtener mayores cuotas de poder, además influencia en las decisiones del Gobierno Central, municipal o en la institucionalidad del país.

Sin embargo, el ministro de Justicia aseguró que “en este momento el país está por salir de esa amenaza donde la institucionalidad se imponga y la legalidad prevalezca en el país”, aunque no especificó cuánto tiempo llevaría eso.

“El que diga que va a resolver pronto este problema es un demagogo, el problema es duro y complejo, la única solución es trabajo duro, ser firme y consistente con la cual se puede obtener gradualmente pero de forma sostenida metas y una salida mejor”, explicó.

Ramirez Landaverde afirmó que el incremento de la violencia, de los homicidios y los ataques a la Policía es una de las herramientas principales que estos grupos han encontrado y que en el pasado les ha funcionado, desgraciadamente.

Landaverde, quien durante el conflicto armado se desempeñó como “radista” del entonces comandante del FMLN “Leonel Gonzalez”  y ahora presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, estableció diferencias entre ambos grupos asegurando que sus objetivos eran diferentes.

“Las estructuras criminales hacen uso instrumental de la violencia, contrario como eran en el pasado donde la violencia era más expresiva que iba dirigida hacia al contrario o enemigo, hoy es un medio para obtener otros beneficios. ‘Es un instrumento’ (de beneficio económico),” aseguró el ministro Landaverde.