Maduro no permite la visita humanitaria de los expresidentes Pastrana y Quiroga a Leopoldo López y Daniel Ceballos

0
3875
El expresidente de Bolivia Jorge Quiroga (derecha) y el expresidente de Colombia Andrés Pastrana caminan en las inmediaciones del Centro de Reclusión 26, donde se encuentra el opositor venezolano Daniel Ceballos. (DigitalPhoto/agencias/DL)

El peregrinaje para ver a los presos políticos que están en huelga de hambre fue frustrado por el gobierno de Nicolás Maduro. Los expresidentes Andrés Pastrana de Colombia y Jorge Quiroga de Bolivia no pudieron este viernes acercarse a las celdas de los líderes opositores Daniel Ceballos y Leopoldo López ni siquiera por razones humanitarias que todo detenido tiene derecho según normas internacionales, a las que Venezuela está suscrita.

El primer destino del recorrido pautado fue la cárcel «26 de julio» de la Penitenciaría General de Venezuela, PGV, en San Juan de los Morros, estado Guárico, centro del país. Una nutrida caravana integrada por la exdiputada María Corina Machado y de los dirigentes de Voluntad Popular acompañó a los exmandatarios en el trayecto de 150 kilómetros por carretera desde Caracas.

Al llegar Pastrana y Quiroga se encontraron con un muro infranqueable en la PGV. Ni siquiera su insistencia en hablar con el director del penal para que les permitieran ver a Daniel Ceballos, quien cumple siete días sin probar bocado, pudo «ablandar» el corazón de las autoridades penitenciarias.

Ceballos, ex alcalde de San Cristóbal, Táchira, lleva 14 meses preso por presunta instigación a la violencia. Cuando inició su huelga de hambre, el sábado 23 junto, a su compañero de celda Leopoldo López fue trasladado a la cárcel «26 de Julio» como represalia del régimen.

El motivo de la huelga de hambre es para pedir la liberación de los 77 presos políticos, la fijación de la fecha de las elecciones parlamentarias y el cese de la represión, persecución a dirigentes de la oposición y censura en los medios de comunicación.

Misión humanitaria

El ex presidente colombiano Andrés Pastrana indicó que su presencia en el país es humanitaria y espera que puedan visitar a Daniel Ceballos y constatar su situación. «No venimos en una misión de confrontación, simplemente venimos a ver a Daniel Ceballos y a Leopoldo López. Es una misión humanitaria, venimos a hablar con ellos, esperamos que lo podamos hacer y como han pedido Patricia y Lilian que los puedan ver sus médicos y también la Cruz Roja Internacional. Lo hemos reiterados en muchas ocasiones, el presidente Hugo Chávez cuando estuvo en la cárcel no tuvo tantos obstáculos y tuvo todos sus derechos garantizados, eso es lo que estamos pidiendo: los mismos derechos».

Mencionó el caso del acalde electo por voto popular y «no entendemos esta situación de quienes hemos sido alcaldes. Ayer pudimos hablar con Antonio Ledezma, estuvimos media hora, luego salimos respetuosos de lo que son las leyes». Refirió que la Cruz Roja Internacional debe presentarse cuando un preso está en peligro de muerte.

En condiciones inhumanas

Por su lado Nicolás Maduro calificó el apoyo de los expresidentes a los presos políticos como «un club de vagos que vienen a molestar», Jorge Quiroga expresó que «vinimos acompañar a la familia Ceballos, queremos visitar a Daniel. Con todo respeto al gobierno de Venezuela, a Nicolás Maduro, no es un tema del club de vagos, es el club de la democracia. Venezuela todavía pertenece al club de la democracia de la región, por lo menos formalmente, demuestren que eso es así permitiendo algo que es un tema humanitario, de consideración y sensibilidad humana con la familia de Patricia De Ceballos. En democracia no puede haber gente presa por pensar diferente».

La alcaldesa de San Cristóbal, Patricia de Ceballos, dijo que su esposo se encuentra en condiciones inhumanas. «Esto es un tema humanitario, no político, se trata de un hombre que arbitrariamente lo trasladaron a este lugar, donde no debería estar preso ni el peor delincuente del país. Las condiciones de esta cárcel son inhumanas. Nos han impedido toda la semana ver a Daniel, él lleva una semana en huelga de hambre, donde su único alimento es agua y oración, así se lo dijo ayer a su abogada quien fue atropellada. Le permitieron 15 minutos con Daniel, grabando la conversación con presencia de efectivos allí y la sacaron a patadas prácticamente del lugar. Se está violando el derecho a la defensa de mi esposo, le raparon el cabello, duerme en una cama de cemento, su baño es una letrina».