Los Panamá Papers complican al nuevo presidente de la FIFA

0
652

Gianni Infantino se encuentra, en estos momentos, en el ojo de la tormenta, luego de que el periódico británico The Guardian revelara nuevos archivos que lo vinculan con empresarios acusados en el escándalo FIFA.

Según los nuevos documentos, el actual presidente de la FIFA vendió los derechos de televisación de la Champions League, de la Copa de la UEFA y de la Supercopa Europea durante los períodos de 2003 a 2006 y de 2006 a 2009 a una empresa offshore liderada por Hugo Jinkis, empresario argentino detenido en su país e investigado por su rol en el FIFAGate.

La compañía Cross Trading fue creada como sociedad anónima en 1998 en la pequeña isla Niue, ubicada en el océano Pacífico, y luego fue mudada en 2006 a Nevada, Estados Unidos, en donde, con el mismo nombre, pasó a ser una sociedad de responsabilidad limitada (LLC).

En aquel entonces, Gianni Infantino formaba parte de la UEFA como secretario general adjunto, hasta 2009, cuando fue ascendido a secretario general.

El actual mandamás de la FIFA había negado cualquier tipo de vínculo con los empresarios que sobornaron a dirigentes para conseguir derechos de televisación de torneos de la Conmebol y Concacaf, pero en estos documentos queda desmentida su declaración, ya que Hugo Jinkis es titular de FullPlay, una de las compañías involucradas en el escándalo.

Lo extraño, además, es que Cross Trading vendió los derechos adquiridos a Teleamazonas, una compañía de televisión ecuatoriana, a un valor tres o cuatro veces mayor que lo pagado a la UEFA.

Según los contratos revelados por el periódico inglés, Cross Trading pagó a la UEFA USD 111.000 para transmitir la Champions League en Ecuador entre 2006 y 2009 y luego se los vendió a Teleamazonas a cambio de 311.000 dólares. También pagó 28 mil dólares por la Supercopa Europea y la vendió a la misma compañía a 126.200 dólares.

Sin embargo, la UEFA sostiene que esa “reventa de derechos” se hizo a través de un “procedimiento de licitación abierto y competitivo”, en el que la compañía ecuatoriana ofertó un 20% más que la siguiente mejor oferta.

Además, el organismo europeo explicó por qué acordó con Cross Trading en lugar de hacerlo directamente con Teleamazonas: “Cross Trading tenía el mandato de actuar como comprador exclusivo de todos los derechos de televisión de los deportes de Teleamazonas en el área europea”.

Por otro lado, Infantino también aprobó la venta de derechos de la Eurocopa 2016 a la empresa brasileña Traffic Sports Europe, otra de las compañías vinculadas por la Justicia estadounidense al escándalo FIFA.