Llegan a Los Ángeles los primeros niños salvadoreños migrantes ‘con papeles’

0
690

El salvadoreño Oscar Zavaleta no encuentra palabras para expresar cómo se siente, sólo atina a decir que es el hombre más feliz del mundo y que por fin tendrá una verdadera Navidad. Después de 15 años de no ver a sus tres hijos, él y su esposa se reunieron con ellos el miércoles por la noche.

“Nos abrazamos y lloramos de felicidad”, dice Oscar Zavaleta con un nudo en la garganta.

La reunificación de la familia Zavaleta en Los Ángeles fue posible gracias al Programa de Refugio y Permiso para Menores de Centroamérica (CAM) que comenzó el 1 de diciembre de 2014.

Los niños José de 15 años, Carlos de 14 y María de 17, se encontraron con sus padres que son beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS), que se otorgó a los salvadoreños por los terremotos desde el 2001.

A los hijos se les concedió un permiso para estar en el país con sus padres que se renueva cada dos años y es similar a como funciona el TPS, lo cual incluye una autorización para trabajar.

A otros menores de Centroamérica se les ha concedido el refugio, lo que les permite a los dos años obtener la residencia.
Su hija María Zavaleta de 17 años, quien no veía a sus padres desde que era niña, tampoco cabía de la emoción. “Estoy muy contenta. Me siento muy alegre, maravillosa, estupenda”, confesó.

Zavaleta llegó a Los Ángeles hace 15 años y dos años después llegó su esposa, cuyo nombre no fue revelado a la prensa.

Su hija mayor María dice que mantuvieron comunicación por teléfono con sus padres todo el tiempo.

“Nos quedamos con los abuelos”, dijo. Y señaló que debido al clima de inseguridad que se vive en El Salvador vivían con miedo porque muchos de sus amigos eran víctimas constantes de amenazas y algunos aparecieron muertos.

Oscar Zavaleta solicitó a sus hijos a través del programa CAM hace un año, la solicitud fue aceptada en marzo.

“Pensaba que no iba a funcionar y que no nos íbamos a reunir con nuestros padres, pero hay que tener paciencia”, observó la hija mayor.

Lilian Alba, directora de división del Instituto Internacional de Los Ángeles, organismo a través del cual se presentó la solicitud, dijo que el trámite para solicitar a los hijos es gratis, confidencial y seguro.

“El único requisito es que para que los padres centroamericanos puedan pedir a sus hijos, es que ellos sean residentes legales, beneficiarios del TPS o de DACA, el programa de Acción Diferida para los Llegado en la Infancia”, precisó. También se tiene que probar que los menores están bajo amenaza en sus países.

Los tres niños Zavaleta son los primeros que llegan a Los Ángeles bajo el programa CAM. Con ellos suman 16 los menores centroamericanos a quienes se les ha autorizado reunirse con sus padres.

Hasta el 30 de noviembre había 5,565 solicitudes, 86% de salvadoreños y 14% de guatemaltecos y hondureños, según dijo Jerry Guardado de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla).

Las personas que quieran ayudar a los niños refugiados con útiles escolares, pueden enviarlos al: 435 S Boyle Avenue. Los Ángeles, 90033. Pueden donar mochilas, lápices, marcadores, plumas, reglas, tijeras, calculadoras, libretas, cuadernos de escribir y tarjetas o fichas.

Información para los interesados en CAM
Los padres centroamericanos que quieran solicitar traer a sus hijos menores de 21 años al país bajo el programa CAM deben llamar a estas organizaciones en Los Ángeles pues son las únicas autorizadas para hacer el trámite:

Instituto Internacional de Los Ángeles ILA: 818-244-2550

International Rescue Committee: 818- 550-6220

Interfaith Refugee and Immigration Services: 323- 667-0489

También pueden llamar a CHIRLA para más detalles y referencias al teléfono: 213-353-1333 en Los Ángeles, California.
La Opinión