Líderes de las pandillas en El Salvador prueban los límites de su poder en LA y el resto de los Estados Unidos

1
672

Dos pandilleros fueron detenidos por agentes fronterizos de Texas. Otro fue encontrado lavando automóviles de en un concesionario de Santa Ana, California.

Los miembros de las pandillas salvadoreñas fueron responsables, según alegan funcionarios de Inmigración y Control de Aduanas, por el asesinato en marzo de Andrés Ernesto Oliva Tejada, un fiscal de la unidad de homicidios de la Procuraduría General de El Salvador en la ciudad suroriental de Usulután.

Pocas semanas después de la matanza, los sospechosos habían llegado a los Estados Unidos. Y los expertos dicen que esto está lejos de ser el único caso en el que la violenta epidemia en El Salvador se desborda en casi todos los puntos del norte – y especialmente en Los Ángeles (LA), California, donde se fundaron dos pandillas más mortales de América.

Los líderes de las pandillas de la Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, y la pandilla de la calle 18 han continuado consolidando su poder sobre los barrios a través de América Central, a lo largo de las rutas de contrabando humano y en el comercio de tráfico de estupefacientes. También están llegando cada vez más a las pandillas afiliadas – llamadas clicas – a los Estados Unidos, según el agente especial a Tony Rodríguez, el jefe de sección de la Unidad Nacional de la cuadrilla del ICE.

Muchas clics ya pagan cuotas que ayudan a apoyar a las pandillas en El Salvador, pero Rodríguez dijo que los líderes se han envalentonado por la debilidad del gobierno salvadoreño y su creciente poder en todo otras partes de América Central. Ahora, dijo, la MS-13 y 18 de la calle líderes en El Salvador “están tratando de presionar a los miembros para ser más violentos y más activos” en los Estados Unidos.

Pero ha habido un cierto rechazo a esas demandas. “Los miembros aquí son impulsados ​​por sus propios intereses”, dijo Rodríguez.

Como resultado de ello, dijo, los líderes de las pandillas en El Salvador han estado enviando lugartenientes para asumir posiciones de liderazgo en las clicas de Estados Unidos.

Hasta el momento, no hay una conexión clara entre la ruptura de la tregua entre la MS-13 y la calle 18 en El Salvador y el aumento de los combates entre esas pandillas en los Estados Unidos – pero Rodríguez dijo que sigue siendo una preocupación.

Las pandillas salvadoreñas – llamadas maras – “son muy crueles”, dijo.

“Yo diría que lo que hace a estas maras singularmente peligrosas, más que la mayoría de las pandillas en los Estados Unidos”, dijo Rodríguez, “es que tienen mucho comando y control desde su sede en El Salvador.”

Debido a la conexión con los líderes de las pandillas en El Salvador – y la historia violenta de las maras – El oficial del Departamento de Policía de Los Angeles, Eli Villaseñor sigue siendo cauteloso sobre un aumento en la actividad de las pandillas de El Salvador en el sur de California.

Villaseñor, quien ha pasado 17 de sus 21 años con el departamento trabajando en la interdicción de pandillas callejera, dijo que la historia ha demostrado “una guerra por aquí, en los Estados Unidos, se filtrará a El Salvador … y viceversa.”

Diana Negroponte, autor de “La búsqueda de la paz en El Salvador”, sobre el esfuerzo de reconstruir el país más pequeño de América Central, tras la agresión comunista sufrida por más de 20 años, cree que el aumento de la supremacía de la calle 18 y MS-13 en Centroamérica “ya se ha extendido.”

“Se desbordó en el control de las maras ‘sobre el tráfico de personas’”, dijo.

Negroponte, una erudita de política pública en el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos que escribe extensamente sobre temas de América Central, dijo que las maras, a lo largo de las rutas de tráfico de personas, han aumentado su participación en el negocio de piso – recaudación de los peajes de los contrabandistas que pasan con los migrantes en toda la región y en el interior los Estados Unidos también.

“Así que cuando estamos viendo este elemento de migración, estamos viendo una industria que se ha vuelto vulnerable a la influencia de las maras”, dijo.

Muchas de las mismas personas y rutas de viaje se utilizan para el contrabando de drogas – y Negroponte dijo que cada vez es más probable que las pandillas salvadoreñas entrarán en mayor conflicto con los poderes establecidos en estos ámbitos delictivos.

“La pregunta interesante es si las maras son ahora lo suficientemente fuertes como para hacer frente a los Zetas y los cárteles del Golfo”, dijo, nombrando a dos de las más poderosas – y violentas –narco organizaciones de traficantes en México, los cuales tienen una larga historia en Los Angeles.

La policía de Los Ángeles ha reconocido previamente la presencia de los Zetas y el Cártel del Golfo operativos en el Valle de San Fernando, el Westside, y el centro y el sur de Los Ángeles.

Los carteles, Negroponte dijo, “han tratado previamente los salvadoreños como una molestia, pero esa molestia ahora ha aumentado su influencia y poder en el último año y medio.”

Comments are closed.