La despiadada “cacería de brujas” en Salem

En el siglo XVII, en el norte de estado de Massachusetts, en Estados Unidos, este pueblo se ganó el mote de “la ciudad de las brujas”, no por sus adorables tiendas de Halloween, sino por su pasado marcado por el horror: el calvario vivido por unas 20 mujeres asesinadas tras un juicio “por brujería”. Cómo se generó una psicosis religiosa entre los pobladores

0
4862

En la costa norte de Massachusetts en Estados Unidos, a 25 km de la ciudad de Boston, se encuentra el pueblo de Salem, conocido por muchos como “la ciudad de las brujas”. Hoy es un pueblo tranquilo, incluso un poco furtivo, donde la vida transcurre lentamente como en cualquier pueblo de provincias. Una avenida tan ancha y tan antigua como Salem domina la zona portuaria donde está anclado un barco con altísimos mástiles sobre los que se elevan pesadas astas de bandera, herencia de un pasado lejano. Mirando hacia Derby Street, las villas de los siglos XVI y XVII, patrimonio arquitectónico invaluable, se asientan en jardines amurallados que dan a la calle. Como joyas, las casas antiguas se encuentran entre las casas de madera más recientes en el típico estilo americano, con vistas al mar, con encantadores jardines bañados por el sol incluso a finales de septiembre.

Este encantador pueblo no siempre ha sido así, en el siglo XVII lamentablemente fue escenario de atrocidades gratuitas e inimaginables. El recuerdo de su oscuro pasado sigue vivo en la memoria de muchas personas que hacen de Salem un destino turístico muy buscado. Todo el mundo es consciente de que los estadounidenses saben cómo utilizar historias, reales o supuestas, para hacer una excelente estrategia de marketing.

Personas disfrazadas esperan bajo la lluvia para ingresar al baile oficial de Halloween de las brujas de Salem, en Massachusetts, EE. UU., 30 de octubre de 2021. REUTERS/Reba SaldanhaPersonas disfrazadas esperan bajo la lluvia para ingresar al baile oficial de Halloween de las brujas de Salem, en Massachusetts, EE. UU., 30 de octubre de 2021. REUTERS/Reba Saldanha

Tiendas de brujería, fiestas temáticas de “Halloween”, objetos mágicos se pueden encontrar por doquier en la ciudad, ahora la alegría reina en cada calle donde lo sobrenatural es bienvenido y celebrado. Hoy el pueblo ya no está preso en ese oscuro período histórico, sino que lo cuenta recordando cada detalle, casi a la ligera. Sin embargo, si se mira más profundamente, elaborando la verdadera historia de Salem, es fácil dejar de sonreír cuando un escalofrío te recorre la columna vertebral. Dos caras, la oscura y la luminosa, que han convivido durante tanto tiempo en Salem y que increíblemente logran una armonía haciendo de este pueblo un lugar de interés mundial. Así que conozcamos la verdadera historia de este lugar, la que convirtió a Salem en la “ciudad de las brujas”.

Comencemos nuestro viaje desde el principio, desde que se fundó Salem. Era 1626 y una compañía de pescadores llegó desde Cape Ann para instalarse en la zona donde ahora se encuentra el pueblo. Los colonos estaban dirigidos por Roger Conant, que desembarcó en Plymouth tras la llegada de los Padres Peregrinos en el Mayflower. Incluso se le dedica una estatua en una de las plazas más importantes de Salem, de hecho es el padre fundador de la ciudad, el que se convirtió en el primer gobernador de Massachusetts. Llevó la pequeña aglomeración urbana a una economía próspera. De hecho, a mediados del siglo XVII, el pueblo de Salem era un vigoroso centro de comercio, también gracias a su próspero puerto. En el proceso de expansión hacia el interior, Salem mostró una perfecta cohesión entre el poder religioso y el poder mercantil.

Derby Street, en Salem, MassachusettsDerby Street, en Salem, Massachusetts

Era 1680, para los pobladores de la época, Salem era la última avanzada civilizada ante la naturaleza salvaje y los territorios de los indios.

En aquellos años, de hecho, acababa de terminar una larga batalla armada llamada King Philip’s War, que había enfrentado a los colonos ingleses contra algunos pueblos originarios. El conflicto también involucró a Massachusetts que, a pesar de la victoria inglesa, permaneció expuesta a las incursiones de los nativos durante mucho tiempo, incluso en el momento de los juicios. Por si fuera poco, la colonia de Salem permaneció sin gobernador durante casi 10 añosa partir de 1684. Fue así como la comunidad comenzó a gobernarse escuchando, como al pie de la letra, las palabras de los más influyentes religiosos.

¿Quiénes eran estos influyentes miembros religiosos? Obviamente puritanos, como el resto de la comunidad. Por lo tanto, apoyaron la purificación de la Iglesia de Inglaterra de todas las formas, costumbres y tradiciones no previstas por las Sagradas Escrituras. El cristiano puritano debía llevar una vida humilde y obediente, ya que debía concentrarse en la lucha contra el pecado. Si juntamos la rigidez moral, la vulnerabilidad, el miedo al enemigo y las invasiones de langostas que asolaban los campos, podemos entender el estado de ánimo en el que vivían estas personas tan lejos de su tierra natal. Todos estos hechos y emociones contribuyeron a sembrar un clima de pánico y superstición entre una comunidad ya cerrada en sí misma, con una moral rígida e intransigente.

Según los puritanos, la Iglesia debía ser liberada del poder político, ya que Cristo era y debía ser la única cabeza verdadera de la comunidad. Por eso,la autoridad estaba en manos de unos pocos “ancianos” elegidos directamente por los fieles, ministros de religión que decidían sobre la vida o la muerte de toda una comunidad. La intención era culpar de las desgracias a un ser sobrenatural, pero eliminado físicamente como bruja. Esto habría acercado a los fieles a la Iglesia y desterrado el miedo gracias a la acción y al derramamiento de sangre.

Brujería en Sallem Village: ilustración que muestra a una chica tendida en el suelo de la Corte de SalemBrujería en Sallem Village: ilustración que muestra a una chica tendida en el suelo de la Corte de Salem

La tranquilidad de esta pequeña comunidad de pobladores ya había sido profundamente socavada y la confusión, mezclada con la discordia, pronto resultó en una psicosis religiosa de la que era imposible volver atrás. En el invierno de 1692, Elizabeth Parris, conocida como “Betty” y Abigail Williams, respectivamente hija y sobrina del pastor de Salem, comenzaron a tener extrañas dolencias. Las niñas solían reunirse en la cocina del párroco de Parris, donde trabajaba todos los días la esclava de la casa, la india Tituba. Esta era de origen caribeño, al igual que su esposo John, quien también servía a la familia Parris y practicaba la obeah, un ritual mágico muy extendido en las Indias Occidentales.

Tituba animó a las niñas a que disfrutaran adivinando a su futuro marido con un objeto parecido a una esfera mágica, pero no eran tiempos en los que se pudiera jugar a “ser bruja”. Este truco los influenció a tal punto que uno de ellos dijo que vio un fantasma adentro. Las niñas comenzaron a comportarse de manera inusual, arrastrándose por el suelo, ladrando y ninguno de los médicos consultados supo dar una explicación. Otras cuatro niñas del pueblo, amigas de Betty y Abigail, comenzaron a tener comportamientos extraños influyéndose unas a otras. Convulsiones fingidas, manifestaciones violentas, gritos repentinos tanto que los padres preocupados recurrieron al reverendo Samuel Parris, padre de Betty, quien inició la cadena de muerte.

Retrato del pastor protestante Samuel Parris quien inició la caceríaRetrato del pastor protestante Samuel Parris quien inició la cacería

Este juego inocente pronto se convirtió en una de las cacerías de brujas más terribles y atroces de la historia de Estados Unidos. La histeria colectiva había comenzado. El 8 de febrero de 1692, el médico del pueblo William Griggs anunció que la única explicación para el comportamiento de las jóvenes podría ser la posesión del diablo. Esto implicó un delito ya que el mal de ojo no es una enfermedad, sino un delito causado por una persona para dañar a otra. Por lo tanto, caía dentro de la jurisdicción de las autoridades judiciales. Al principio, Parris decidió no recurrir a este último, pero se corrió la voz y la idea de que había una bruja en el pueblo provocó una histeria colectiva. La caza de brujas se inició a instancias de la comunidad, temerosa y totalmente exaltada por un verdadero fanatismo religioso.

Una sucesión de lamentables hechos desembocó en una serie de acusaciones y juicios por brujería que, a partir del 2 de junio de ese mismo año, catapultaron al pueblo de Salem al abismo de la inquisición puritana. De hecho, en 1692, estalló en Salem una de las cazas de brujas más grandes de la historia. No hacía falta mucho para ser acusado, incluso por tener leche vencida en la casa o tener una apariencia descuidada. Tener un lunar, una marca de nacimiento o un tercer pezón de aspecto peculiar se consideraba una marca del diablo y suficiente para incriminar a una persona.

Casi todas las que veían al demonio y a las brujas eran jóvenes y así el poder pasó de manos de los adultos a las de las niñas, quienes, con sus acusaciones, hicieron juzgar a hombres y mujeres inocentes por brujería. Explotaron la autoridad que se les dio, tal vez por diversión o para dañar a sabiendas, eso no lo podemos saber. Solo puedo imaginar remotamente el terror que se cernía entre los lugareños por temor a ser acusados.

Juicio de brujas de Salem: acusación de una niñaJuicio de brujas de Salem: acusación de una niña

Cualquier actitud, palabra o acción podría llevar a cualquier individuo a ser señalado como un adorador del diablo. Ese verano fueron juzgadas 144 personas, 19 fueron condenadas a muerte por brujería, además de una que murió en prisión durante la tortura. Los juicios involucraron a personas adineradas como George Burroughs, un clérigo y terrateniente en Inglaterra. Mujeres ancianas y muy devotas, queridas por la comunidad como Rebecca Nurse, por todos considerada una mujer santa. Los cargos se extendieron más allá de las fronteras de Salem, muchas figuras prominentes de Massachusetts fueron acusadas, aunque nunca procesadas. Estos incluyeron al asesor del gobernador Phips, dos miembros del gobierno provincial e incluso Lady Phips, la esposa del gobernador.

De los 144 acusados de brujería en Salem, 106 eran mujeres. Recientemente, se han analizado científicamente los primeros episodios de brujería de Salem, y no los debidos a la histeria posterior. Algunos investigadores han llegado a la conclusión de que las chicas acusadoras podrían haber sido personas que sufrían alguna enfermedad neurológica.

Queda el hecho irrefutable de que fueron principalmente las mujeres las que pagaron por esta locura, las que no tenían marido, las únicas que quedaron embarazadas fuera del matrimonio.

Juicio de brujas en Salem, Massachusetts. Litografía de George H. Walker. Sin fechaJuicio de brujas en Salem, Massachusetts. Litografía de George H. Walker. Sin fecha

Aquellos pobres, vagabundos y mendigos, por lo tanto mujeres que no podían defenderse, eran blanco fácil para los cazadores de brujas. Cómo Sarah Good, que mendigaba de casa en casa, fue acusada de brujería y luego condenada. Ser niña no significaba no ser bruja: Dorothy Good, la hija de Sarah, tenía 4 años cuando fue encarcelada por brujería. Posteriormente, tras las torturas, confesó que sí y dijo que vio a su madre haciendo un pacto con el diablo.

El sitio para la condena a muerte era una pequeña parcela de bosque conocida como Proctor’s Ledge, propiedad del ayuntamiento y que se encuentra detrás de una de las farmacias del pueblo.

Durante los juicios de brujas de Salem, no se recogieron cultivos y se abandonó el ganado. Los molinos estaban parados, pues los dueños habían desaparecido. El personal había sido arrestado, o los trabajadores asistían a audiencias judiciales por el puro placer del espectáculo. La ciudad se fue dejando decaer cada vez más, por descuido, por furor, pero fue precisamente la acusación contra señora de Phips, el gobernador; lo que cesó bruscamente el delirio. Inmediatamente después de las insinuaciones contra su esposa, el gobernador del estado de Massachusetts ordenó la suspensión de los juicios, limitando las facultades del tribunal. Absolvió a 49 personas aún detenidas y condenó a otras tres a penas suspendidas. A partir de ese momento no hubo más matanzas, el delirio, tal como nació, cesó rápidamente.

Martha Corey (c1627-1692) fue una de las declaradas culpable en los juicios de brujas de Salem de 1692. Fue ejecutada en la horca y su esposo, Giles, que la defendió, también fue ejecutado. Impresión de Cassells History of the United States, de Edmund Ollier, volumen I, Cassell Petter and Galpin, Londres, c1880. (Impresión coloreada en blanco y negro). Artista desconocido. (Foto de The Print Collector/Getty Images)Martha Corey (c1627-1692) fue una de las declaradas culpable en los juicios de brujas de Salem de 1692. Fue ejecutada en la horca y su esposo, Giles, que la defendió, también fue ejecutado. Impresión de Cassells History of the United States, de Edmund Ollier, volumen I, Cassell Petter and Galpin, Londres, c1880. (Impresión coloreada en blanco y negro). Artista desconocido. (Foto de The Print Collector/Getty Images)

Los hechos de ese verano marcaron la historia de la comunidad, dándole a la ciudad un aura de misterio para siempre. Los descendientes de los inquisidores aún residen aquí y hay quienes creen que la energía de aquellas antiguas existencias todavía puede flotar por las calles de la ciudad hoy. Salem es el lugar de nacimiento del escritor Nathaniel Hawthorne, autor de La letra escarlata y La casa de las siete buhardillas. Fue inspiración para un joven Stephen King para La noche de Salem, de 1975 y aquí se filmó Hocus Pocus, una divertida comedia de Disney de 1993.

Salem ha sido una inspiración para el cine, la literatura y más, porque es una joya preciosa de arquitectura colonial perfectamente intacta, tanto que ha sido designada como “Sitio Histórico Nacional”. En el centro de la ciudad hay un cementerio tan antiguo como la caza de brujas y, al doblar la esquina, la ‘Casa Negra’, hogar del juez Jonathan Corwin, que presidió el juicio en 1692, parece estar observándonos. Luego, cuando cae la noche, la oscuridad envuelve todo y si escuchas, puedes escuchar el océano hablando de un pasado triste y lejano.