La colonización de América mató tantos que la Tierra se enfrió

Una investigación reveló la magnitud de los trastornos que siguieron al "descubrimiento" de América por Colón en 1492

0
3353

En los 100 años que siguieron a la llegada de los europeos a finales del siglo XV, la población indígena de América se redujo de 60 millones a solo 6 millones, debido a oleadas de epidemias, guerras y hambrunas. Y las consecuencias de la colonización fueron tan profundas –lo que se conoce como la «Gran Mortandad»– que transformaron el medio ambiente y provocaron el enfriamiento del clima de la Tierra, según una investigación de 2019 publicada en Quaternary Science Reviews.

En concreto, el equipo de científicos encargado del estudio, del University College de Londres (Reino Unido), afirmó que las perturbaciones que siguieron a la colonización europea provocaron que una enorme franja de tierras agrícolas abandonadas fuera reclamada por árboles y otra vegetación de rápido crecimiento. Esto arrastró suficiente dióxido de carbono (CO₂) a la atmósfera como para enfriar el planeta –la temperatura media descendió 0,15 °C a finales del siglo XVI y principios del XVII–, contribuyendo a lo que se conoce como la Pequeña Edad de Hielo, un periodo entre 1300 y 1870 aproximadamente en el que los inviernos en Europa congelaban el Támesis en Londres.

«La Gran Mortandad de los pueblos indígenas de las Américas provocó el abandono de una cantidad suficiente de tierras desbrozadas como para que la absorción de carbono terrestre resultante tuviera un impacto detectable tanto en el CO2 atmosférico como en las temperaturas globales del aire en superficie», afirma el autor principal del estudio, el doctorando Alexander Koch (Geografía de la UCL).

«Gran Mortandad»: descenso de los niveles de CO2

La estimación del equipo del University College de Londres de que la población nativa americana en 1492 d.C. era de 60,5 millones se basó en registros históricos como el tamaño de los ejércitos, datos censales y hallazgos arqueológicos. Calcularon que, durante el siglo siguiente, los agentes patógenos recién introducidos acabaron con el 90 % de la población.

En cuanto a la franja de tierras agrícolas abandonadas, según los cálculos del equipo, 56 millones de hectáreas quedaron en desuso en ese tiempo. 

En el registro de los núcleos de hielo de la Antártida –las burbujas de aire atrapadas en estas muestras congeladas muestran un descenso en su concentración de dióxido de carbono–, los investigadores observaron un descenso del CO2 en la época de la Pequeña Edad de Hielo. El equipo cree que las tierras en desuso podrían explicar el descenso de los niveles de CO2 entre 7 y 10 partes por millón (ppm).

El equipo afirma que la perturbación que siguió a la colonización europea hizo que una enorme franja de tierras agrícolas abandonadas fuera reclamada por árboles.Imagen: United Archives/picture alliance

«Lo que se desprende de este estudio es la magnitud de lo que se necesita para mitigar el cambio climático. La Gran Mortandad hizo que se reforestara una superficie del tamaño de Francia y eso solo nos dio unas pocas ppm. Esto demuestra que la reforestación puede ayudar a atajar el futuro cambio climático, pero solo hasta cierto punto», dijo el Dr. Chris Brierley (Geografía UCL), coautor del estudio. «Ese tipo de reducción equivale quizá a solo dos años de emisiones de combustibles fósiles al ritmo actual», agregó

«Para ponerlo en el contexto moderno, básicamente quemamos (combustibles fósiles) y producimos unas 3 ppm al año. Por tanto, estamos hablando de una gran cantidad de carbono que se absorbe de la atmósfera», declaró, por su parte, a la BBC el profesor Mark Maslin, coautor del estudio.

Colapso de la población indígena

Según explicó a BBC Ed Hawkins, profesor de climatología de la Universidad de Reading, que no participó en el estudio, los científicos han entendido convencionalmente que la llamada Pequeña Edad de Hielo fue causada por varios factores, como un descenso de los niveles atmosféricos de dióxido de carbono, grandes erupciones volcánicas, cambios en el uso de la tierra y una disminución temporal de la actividad solar.

Pero el estudio, agrega Hawkins, demuestra que el descenso del CO2 se debe, en parte, al asentamiento de las Américas y el consiguiente colapso de la población indígena. Esto, asegura, permitió el rebrote de la vegetación natural y demuestra que las actividades humanas afectaron al clima mucho antes de que comenzara la revolución industrial.

«En esa época (1500/1600) se produce un enfriamiento acusado que se denomina Pequeña Edad de Hielo, y lo interesante es que podemos ver que los procesos naturales dan un poco de enfriamiento, pero en realidad para conseguir el enfriamiento completo –el doble de los procesos naturales– hay que tener esta caída de CO2 generada por el genocidio», dijo, por su parte, Maslin.