Jueza de Chalatenango ordena captura de exministro García y otros mandos militares

0
385

Aunque no se ha logrado confirmar, trascendió este fin de semana que la jueza de Dulce Nombre girpo ordenes de captura contra el ex ministro de la defensa José Guillermo García, un jefe de estado mayor de la fuerza armada fallecido y el ex directyor de la extinta Policía de Hacienda. Versiones difundidas por agencias internacionales de noticias aseguraron que el ex ministro de FA y el también ex director de la PH Francisco Morán, fueron capturados el viernes pasado y llevados ante la jueza que ordenó su captura pero son datos que no se han podido corroborar debido a que no hay respuesta de la Policía Nacional Civil (PNC) ni de la Fiscalía General de la República (FGR).

García y Morán son acusados por una organización pro víctimas de la guerra de haber participado en el asesinato de cuatro periodistas holandeses en 1982 mientras cubrían la guerra civil en el país.

El general José Guillermo García, ex ministro de Defensa, y el coronel Francisco Antonio Morán, exdirector de la extinta Policía de Hacienda, están entre los militares cuya captura ha sido ordenada, informó a The Associated Press la Fundación Comunicándonos, que representa en el país a las familias de las víctimas.

Los periodistas holandeses Koos Jacobus Andries Koster, Jan Cornelius Kuiper Joop, Hans Lodewijk ter Laag y Hohannses Jan Willemsen, murieron en un hecho confuso en el que se produjo un enfrentamiento del ejército salvadoreño y la extinta guerrilla del Frente Farabudo Martí para la Liberación en 1982.

El caso fue documentado por la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas con información parcializada. Dicha comisión compiló los crímenes cometidos en El Salvador durante los 12 años de guerra civil, que concluyó en enero de 1992.

De acuerdo a versiones de periodistas independientes que dieron cobertura al conflicto armado en El Salvador, los periodistas holandeses fueron llevados por el FMLN a la zona bajo su control en el agreste departamento de Chalatenango, considerado después de Morazán uno de los más fuertes bastiones de la guerrilla marxista leninista del FMLN, sin embargo al producirse el enfrentamiento con las fuerzas nacionales de defensa, estos escaparon de la zona dejando a los periodistas en medio del fuego cruzado que les causó la muerte.

Tanto la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas como las organizaciones pro guerrillas, influenciadas por el aparato propagandístico del FMLN minizaban la presencia de la guerrilla izquierdista en el norte del país aunque un artículo muy documentado publicado en febrero de 1983 el periódico español El País, con el titulo de “La guerrilla salvadoreña se mueve con entera libertad en Chalatenango“, hacía un relato diferente haciendo constar que el ejercito salvadoreño casi no no tenía presencia en Chalatenango y que estaba en poder de los guerrilleros por lo cual esa organización era responsable de todo lo que ocurría en esa zona de El Salvador durante la guerra de los 80s.