Instalan juicio contra el expresidente Funes por concertar tregua con las pandillas

Mientras, la Fiscalía General de la República (FGR) informó en el juicio que no logra ubicar un pandillero testigo clave para sus acusaciones

0
551

El Juzgado Especializado de Sentencia C de San Salvador instaló el miércoles el juicio contra el expresidente Mauricio Funes (FMLN 2009-2014) por presuntamente concertar una tregua con las pandillas para reducir la tasa de homicidios del país de manera artificial, para beneficio político de su gobierno y partido.

Funes, que vive en Nicaragua bajo la protección del presidente Daniel Ortega que en el 2019 le otorgó la nacionalidad nicaragüense para evitar su extradición, no está presente en el juicio en el que también es procesado su exministro de Seguridad, general David Munguía Payés.

Una reforma penal aprobada el 21 de septiembre de 2022 permite realizar juicios con imputados ausentes, por lo que el proceso judicial puede continuar en ausencia con un abogado impuesto por la parte acusadora.

Funes enfrenta cargos por los delitos de agrupaciones ilícitas e incumplimiento de deberes y, de ser encontrado culpable, podría recibir una condena de hasta 11 años de prisión, mientras que al general David Munguía Payes, ex ministro de Justicia y Seguridad, que enfrenta los mismos cargos, se le suma el delito de actos arbitrarios y podría recibir una condena de hasta 15 años de prisión.

Este no es el primer caso de presuntas negociaciones de funcionarios de gobiernos salvadoreños con las pandillas. Investigaciones periodísticas y autoridades de Estados Unidos han acusado al gobierno del presidente Nayib Bukele de también negociar con las pandillas.

Una acusación de la Fiscalía de Estados Unidos contra pandilleros de la Mara Salvatrucha, presentada en una corte federal de Nueva York, señala a dos altos funcionarios del gobierno del presidente Bukele por haber negociado con la pandilla una reducción de homicidios a cambio de supuestos beneficios entre los años 2019 y 2021.

Ni en El Salvador ni en los Estados Unidos hay una acusación formal que esté dirigida específicamente contra funcionarios del gobierno de Bukele por este tema.

En el juicio contra Funes, la Fiscalía General de la República (FGR) sostiene que hay intervención a las telecomunicaciones en donde “de forma categórica se habla de los eventos desarrollados en la tregua con las pandillas y que efectivamente existió un acuerdo entre los miembros de las pandillas y el entonces ministro de Seguridad, David Munguía Payés, con el beneplácito del presidente de la República (Mauricio Funes)”.

Según las acusaciones, los cabecillas fueron sacados de la cárcel de máxima seguridad y enviados a cárceles donde recibían visitas de otros pandilleros en libertad para planear sus actividades criminales. Además, las autoridades de penales les permitieron el ingreso de todo tipo de electrodomésticos, equipos de sonidos, televisores y que, además, organizaran fiestas con mujeres que entraban y salían sin ningún problema.

FGR extravía a testigo contra los acusados

El Ministerio Público (FGR) informó el miércoles 26 de abril, durante la fase de incidentes en el juicio por el Caso Tregua entre pandillas en el que acusan al ex presidente Mauricio Funes y al ex ministro David Munguía Payés, que no han logrado ubicar a un pandillero del Barrio 18 Revolucionarios que serviría como testigo en este proceso.

Se trata del ex ranflero del Barrio 18, Carlos Eduardo Burgos Nuila, que ha sido testigo en otros procesos judiciales vinculados a pandillas.

Burgos Nuila, que residía en la Zona 6 de Guatemala y que en febrero de 2023 manifestó que estaba dispuesto a colaborar dando su testimonio en el juicio contra los ex funcionarios, sería uno de los pandilleros de alto rango que fueron liberados y llevados fuera del país como parte de una supuesta negociación del actual gobierno de Nayib Bukele con las pandillas.