Iglesia Católica condena y destituye a tres sacerdotes por abuso sexual

0
701

El arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas, informó este domingo que la Iglesia Católica condenó a monseñor Jesús Delgado y a los sacerdotes Francisco Gálvez y Antonio Molina por abuso sexual en menores de edad.

“Los tres fueron encontrados culpables en sus juicios”, dijo Escobar Alas.

Los abusos se habrían dado durante al menos 20 años, entre los años 80 y en el año 2000.

“Es duro pero nos hará madurar, nos hará crecer”, dijo el arzobispo, quien aclaró, además, que en la práctica pierden sus facultades para ejercer como sacerdotes. Los tres ya fueron informados de la sentencia.

A través de la resolución, “La iglesia ya los sancionó con la pena más grande”, pues se les aplicó la demisión del estado clerical, es decir, que estos ya no podrán ejercer sus cargos religiosos.

“Ciertamente cuando la iglesia da una resolución como esta, la demisión del estado clerical, ya el sacerdote deja de ser sacerdote, ya no tiene ningún vínculo con la iglesia como tal, jurídicamente, entonces ya no lo puede juzgar, y la iglesia por supuesto siempre es respetuosa de las leyes”, dijo Escobar Alas.

El arzobispo advirtió en especial que los tres sacerdotes quedan en total libertad, pero que por supuesto, están sujetos a las leyes de cada país.

A finales de noviembre de 2015 la Iglesia Católica salvadoreña anunció que había suspendido a Jesús Delgado después que fue denunciado por pederastia.

Sin embargo, a pesar de conocer del caso, la Iglesia permitió que Delgado viajara a Roma como representante de El Salvador para una reunión eclesial. Luego, la curia informó que delgado había admitido los abusos sexuales cometidos en los años 80 y que estaba dispuesto a pedir perdón a su víctima, de sexo femenino.

Según los informes, el ahora ex sacerdote abusó de al menos una víctima desde que tenía nueve años hasta que cumplió 17. En la actualidad tiene 43 años.

La Iglesia refugió a Delgado en una casa de descanso hasta que se conociera la sentencia de los tribunales eclesiales.

Con respecto a los otros feos sacerdotes, Gálvez y Molina, la iglesia se ha mantenido hermética, a pesar que existen múltiples denuncias y víctimas en esos casos.

Se desconoce si los tribunales eclesiales pondrán en manos del Ministerio público las pruebas recabadas para que la justicia civil sea aplicada.