Guatemaltecos votaron en comicios sin claro favorito

0
534

Ciudad de Guatemala (Enviado especial) – Los guatemaltecos votaron el domingo para elegir presidente, diputados y alcaldes. La presidencia fue disputada en una peleada contienda que parece encaminarse a un balotaje.

El presidente Otto Pérez Molina renunció el pasado jueves y fue enviado a prisión provisional. Un juez decidirá el martes si lo imputa por un caso de defraudación aduanera que generó históricas protestas y dejó al país sumido en un ambiente de confusión.

La frustración ciudadana catapultó en las encuestas a Jimmy Morales, un cómico prácticamente desconocido que ha desafiado el escenario de principios de año, cuando el empresario conservador Manuel Baldizón y la ex primera dama Sandra Torres eran los favoritos para disputarse la presidencia.

090615-urnas

Sin embargo, los sondeos apuntan a que ningún candidato obtendría más del 50 por ciento, en cuyo caso los dos más votados pasarán a una segunda vuelta el 25 de octubre.

090615-mesa-electoral-guatemala

Los centros de votación cerraron a las 18.00 hora local (2400 GMT) tras una jornada que transcurrió con relativa normalidad pese a que se registraron denuncias de traslado ilegal de electores, compra de votos y algunos otros incidentes.

Una gran cantidad de guatemaltecos, decepcionados con sus políticos,  pidieron que se suspendieran las elecciones al considerar que no existen las condiciones necesarias para unos comicios en los que también se renovarán los 158 escaños del Congreso y las 338 alcaldías.

El próximo mandatario enfrentará una compleja situación, con una ciudadanía indignada que pide medidas contra la corrupción en un país que, pese a crecer de forma constante en las últimas dos décadas, no ha logrado reducir la enorme desigualdad.

Cómico, Empresario o ex Primera Dama

Morales, actor de 46 años, ha hecho del lema “ni corrupto, ni ladrón” su principal oferta electoral para ganar la presidencia de la mayor economía de Centroamérica, con un programa muy difuso centrado en reformar las instituciones.

“Guatemala quiere cambio y no ser gobernada por personajes de pasado oscuro. Yo sembré amor en mi patria y ahora estoy cosechando ese amor”, dijo Morales.

En contraste, Baldizón asegura que tiene un plan elaborado por más de 400 técnicos para combatir la evasión fiscal, promover austeridad en el gasto público y modernizar el Estado.

Aunque comenzó la campaña como claro favorito, su respaldo ha ido bajando después de que la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) acusaran de tráfico de influencias a su compañero para vicepresidente, Edgar Barquín, quien todavía no ha sido imputado oficialmente.

“La población demostró a aquellos ideólogos del caos, a aquellos jinetes del Apocalipsis, de la destrucción democrática, que Guatemala quiere vivir en paz, quiere elecciones”, aseguró Baldizón, quien votó a última hora en el oriental departamento de Petén.

La izquierdista Sandra Torres, ex esposa del ex presidente Álvaro Colom, sigue de cerca a Morales y Baldizón en los sondeos con su promesa de impulsar el gasto social para luchar contra la pobreza que afecta a más de la mitad del país cuando han pasado 20 años del fin de la guerra civil (1960-1996).

“Baldizón es un peligro para el país y Jimmy Morales es un salto al vacío”, resumió Torres.

Mientras, Mario García, candidato del oficialista Partido Patriota, quedó hundido en las encuestas castigado por las investigaciones que llevaron al arresto y dimisión de varios altos funcionarios, incluyendo la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y al jefe del Banco Central.