Francia goleó 4-1 a Australia en su debut en el Mundial

Con goles de Adrien Rabiot, Olivier Giroud -2- y Kylian Mbappé, el conjunto europeo se impuso con comodidad ante los Socceroos y quedó como único líder del Grupo D

0
161

Francia respondió a la baja de Benzema y al error inicial ante Australia con una ‘fondue’ ofensiva total en la primera fecha del Grupo D del Mundial de Qatar 2022. Francia goleó 4-1 a Australia en el estadio Al-Janoub y quedó como único líder de la zona, tras la igualdad entre Dinamarca y Túnez. 

El australiano Craig Goodwin, abrió la cuenta a los 9 minutos del primer tiempo, pero los Bleus, que perdieron por lesión a Lucas Hernández, lo dieron vuelta con goles de Adrien Rabiot (27), Kylian Mbappé (68) y un doblete de Olivier Giroud (32 y 71).

DembéléGriezmannMbappé y Giroud al mismo tiempo suponían una declaración de intenciones, aunque el jugador diferencial en la reacción fuese primero Rabiot. Mucho queso al mismo tiempo en esta fondue ofensiva, en especial para el precavido Deschamps. Cuando se deciden, el fuego llega por todas partes, con goles del propio Rabiot, Giroud y Mbappé o un tiro sacado sobre la línea de Griezmann. Aún sin Benzema y sin otros más, tienen para atacar por tierra, mar y aire.

Australia no lo puso soportar, pese a su buen arranque en el precioso estado Al Janoub, diseñado por una mujer árabe, con un gol antes del cuarto de hora. En la acción se lesionó Lucas Hernández, que dejó la izquierda libre para que Leckiecentrara sobre la llegada de Goodwin. La impresión es que hubo fallo, además de lesión. Fue sustituido por su hermano, Teo Hernández.

Fácil. Lo había sido toda la jugada, iniciada con un saque largo del portero Ryan, algo que demuestra la practicidad de Graham Arnold. Para el australiano, la salida con el balón jugado no es un mantra, aunque una vez que los suyos la intentaron, recibieron un gol, segundo de Francia, con etiqueta de sentencia. En el Mundial, un fallo la empieza a escribir.

Para Francia no lo fue en el inicio, porque sus recursos son enormes. Sólo se enfrentaba en ese instante a una prueba de madurez. Aparte de Benzema, que no estuvo con los campeones de Rusia, tampoco han llegado a Qatar Kanté o Pogba. Para Tchouaméni, en ese lugar, es una reválida acelerada, el mismo curso que suple a Casemiro en el Madrid.

La reacción la empezó Mbappé, que buscó el desborde por la izquierda una y otra vez. La aceleración del futbolista del PSG es descomunal, excesiva para cualquiera. Sin embargo, era necesario desestabilizar a toda la línea, movilidad de sus delanteros e incorporación de los jugadores de segunda línea. Y en eso apareció Rabiot, un centrocampista cuya calidad asomó nada más aparecer en la élite, pero sin llegar a encontrar el molde en el que encajar. Por ejemplo, con problemas de rebeldía en el PSG.

En un centro lateral, llego por detrás de Giroud para rematar a la red. Con las emociones recuperadas, empezaba la carga. Dembélé, Griezmann y, especialmente, Mbappé pudieron ampliar antes la ventaja, pero debía aparecer, de nuevo, Rabiot, el futbolista inesperado y, por tanto, el más desestabilizador. Un robo por una mala salida, llegó a Mbappé, que tocó de tacón para la entrada de Rabiot, en diagonal al área. Su pase lo alojó en la red Giroud, el superviviente que le pega a todo.

A Australia le costó respirar y podría haberlo hecho al menos una vez si el mejor de su equipo, Irvine, un gigante de coleta y bigote de los años 20, hubiera enviado a la red un remate. Fue al palo. La misma dirección tenía el que, minutos después, impactaría con la cabeza Mbappé, pero tras tocar en la madera, acabó en la red. La calidad son instantes y centímetros. Giroud no tiene la misma, pero está dónde hay que hacerlo casi siempre. El segundo tanto le iguala con Valencia, de Ecuador, como máximo goleador. Pero algo mucho más importante, con Henry, ambos con 51 como máximos realizadores de Francia. Si la ‘fondue’ sale bue, habrá más.