Ex embajador de los EE.UU asegura que no se quiere investigar asesinato de sindicalista

0
897
El ex embajador de Los Estados Unidos en El Salvador, William Walker afirma que la administración de justicia salvadoreña esta “influenciada” por gente con poder político y económico, lo que impide investigar casos como el asesinato del sindicalista Gilberto Soto, ocurrido en noviembre del 2004. Existe “oposición” en la investigación del asesinato del sindicalista Soto, dijo en una entrevista.
El ex agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos en el país (DEA, en inglés), Danny Dalton, quien dice trabajar de forma ad honoren para los Teamsters (Sindicato de Trabajadores del Transporte en los Estados Unidos), asegura que  el sindicato estadounidense y la Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales de El Salvador, han solicitado reiteradamente a la Fiscalía General de la República (FGR) que reabra la investigación por el homicidio del  líder sindical salvadoreño-estadounidense asesinado en 2004 en el departamento de Usulután.
Dalton ha sostenido que “Los Perrones”, un grupo de narcotraficantes del oriente del país, estuvo vinculado con el asesinato de Soto, porque este  intentó organizar a los transportistas locales. También señala que el caso está ligado a “la corrupción de las aduanas” en la época del homicidio.
Dalton también  ha sido portador de correspondencia del senador de los Estados Unidos, Jim McGovern, dirigida al Fiscal Douglas Meléndez, donde le solicitan reabrir el caso pero hasta la fecha no han recibido respuesta.

Según versiones del ex agente Dalton, en los Estados Unidos hay un pandillero quien enfrenta un proceso de deportación, que ha manifestado a las autoridades estadounidenses que fue torturado en El Salvador para aceptar que cometió el crimen de Soto y señalar a la suegra del sindicalista, quien fue procesada bajo la hipótesis de que planeó el crimen para cobrar un seguro.

El ex agente de la DEA aseguró, además, que Rodolfo Delgado, actual asesor del fiscal general Douglas Meléndez, participó en la tortura de los sospechosos del crimen del miembro de los Teamsters.

El ex embajador Walker también forma parte de los grupos de activistas de los Estados Unidos que reclaman al Ministerio Público acciones concretas contra Rodolfo Delgado, de quien se asegura es el “brazo derecho” del actual fiscal general de la República.

Walker agregó que disponen de datos reveladores sobre el caso en los que se demuestra que
 se manejó mal desde la Fiscalía este tema…, y que todavía hay personas del más alto nivel de este mismo fiscal que formaron parte de ese proceso amañado”.
El diplomático estadounidense señaló señala que, durante su experiencia como embajador en el país, entre 1988 a 1992, pudo darse cuenta que “la gente común, la gente del campo, la gente humilde no tiene mucho acceso a la justicia. Aquí la justicia es influenciada por gente con poder político y económico”.
El ex embajador agregó durante una entrevista televisiva que en el caso Soto todavía hay preguntas que resolver, porque “no hay mucha satisfacción con los resultados de la primera investigación” que se realizó, donde incluso afirmó hubo “persecusiones” contra sindicalistas.
“Todavía hay personas que pueden hablar de eso, que pueden dar más información que pueden producir una transparencia en el proceso legal para ver porqué fue asesinado este señor, que personas estaban involucrados”, afirmó Walker, quien señaló que existe un movimiento internacional para presionar se reabra el caso.
Soto fue asesinado la tarde del 5 de noviembre del 2004, frente a la vivienda de su hermana Elsy Arely en la colonia Saravia, de Usulután, un hecho que ocasionó controversia en el sindicato de camioneros de la Internacional Brotherhood of Teamsters, de Nueva Jersey de los Estados Unidos a la cual pertenecía Soto.