Estado aprieta judicialmente a El Diario de Hoy

0
549
Por Luis Vázquez-BeckerS
 Por Luis V. Vazquez-BeckerS

La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) denunció el martes el avance del proceso civil de Yacov Fauster contra el histórico rotativo El Diario de Hoy y uno de sus periodistas por 10 millones de dólares.

APES relató en un comunicado que la demanda, presentada por el empresario Yakov Fauster, es una «acción que constituye un ataque directo a la libertad de prensa y un intento flagrante de silenciar a las y los periodistas mediante el abuso del sistema judicial en el país».

«Los antecedentes del caso muestran que la demanda carece de fundamento legal y ético» y «el caso es de gran relevancia debido al precedente nefasto que podría sentar para el gremio periodístico en El Salvador si se falla contra el medio y el periodista», opinó la APES.

Según la gremial, plenamente identificada con la izquierda salvadoreña «si se permite que este proceso prospere, podríamos enfrentar un escenario donde las y los periodistas serán objeto de futuras demandas por ‘daño moral’ simplemente por ejercer su deber informativo en la sociedad salvadoreña».

La alarma de APES por el avance del caso es previsible al ser la mayor gremial periodística del país, pero a la vez, al ser un brazo de propaganda también de la izquierda política del país.

«Es alarmante que el caso siga avanzando a pesar de que las leyes son claras en cuanto a que los juicios desfavorables de la crítica periodística no constituyen daño moral», asegura la entidad.

Yakov Fauster es un empresario salvadoreño de origen israelí que es propietario de empresas de seguridad privada y, según medios salvadoreños y extranjeros, sistemas de vigilancia y espionaje. Fauster llegó a El Salvador a finales del siglo pasado durante la guerra civil que sumergió a El Salvador por dos décadas. Debido a sus experticias y capacidad, Fauster ayudó a docenas de familias objetivo de la entonces guerrilla a protegerse contra secuestros y extorsiones y a estar preparadas para cualquier ataque armado, prestando un gran servicio a un sector importante económicamente para el país.

Sin embargo, años después, inició millonarias acciones legales contra el medio El Diario de Hoy y contra el reportero Jorge Beltrán Luna por citar en un artículo periodístico una investigación del medio mexicano Proceso, en el marco de la investigación internacional Cartel Project, coordinada por la organización Forbidden Stories, que ligaba a su empresa con Estefanía Plascencia Ponce, procesada por Estados Unidos por lavar de dinero y otros ilícitos vinculados al narcotráfico en Sinaloa, México.

El Diario de Hoy publicó la nota «Familiar de director del OIE (Organismo de Inteligencia del Estado), vinculado a empresa de espionaje en México», y citó textualmente dos párrafos de la publicación del medio mexicano Proceso de diciembre de 2020, titulada «México, paraíso de las empresas israelíes de ciberespionaje», en los que se mencionaba a Fauster. Yakov Fauster es padrastro de Peter Dumas, director del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE).

La acción jurídica iniciada en enero de 2022, pasó ya distintas instancias donde Fauster obtuvo dos fallos favorables. El primero obligó al medio a publicar el derecho a réplica del empresario, donde El Diario de Hoy aclaró que citó una investigación de la revista mexicana Proceso y además explicó que, respetando las prácticas de la labor informativa, había contactado infructuosamente a Fauster para que diera su versión de los hechos, con el objetivo de balancear la información y poder negar o aceptar las imputaciones del medio azteca.

Como respuesta, y argumentando no haber recibido una disculpa pública, el empresario obtuvo el segundo fallo a favor que forzó al medio a publicar un nuevo derecho a réplica que no incluyera aclaraciones por parte del diario, lo que permitió sacar de contexto los hechos en contra de El Diario de Hoy y el periodista Beltrán Luna.

Obedeciendo las ordenes del juzgado, el litigio debió darse por concluido en cualquier sistema judicial en un estado de derecho, sin embargo, ya con jueces colocados por el gobierno de Nayib Bukele y una fiscalía y Corte Suprema genuflexas al sistema, en junio de 2023 El Diario de Hoy y Beltrán Luna fueron intimados a indemnizar con U$10 millones a Yakov Fauster en concepto de “daños morales”.

El monto de la demanda debe considerarse al menos como «ridícula», pues en un sistema legal correcto, los daños se miden por las consecuencias que producen los actos del demandado, no por una cifra que simplemente «se le ocurrió» a alguien, pues ni el demandante ni sus empresas han sufrido daño alguno. Lo moral, es subjetivo.

La letrada demandante es Jacqueline Aquino Palacios, apoderada legal del empresario, quien también ha representado al presidente Nayib Bukele en algún caso.

El dicho popular que reza «no se deben hacer cosas malas que parezcan buenas, ni buenas que parezcan malas» se aplica a este caso perfectamente.

Muchos medios periodísticos en El Salvador confunden la Libertad de Prensa con el Libertinaje por la irresponsabilidad en notas presentadas que se sustentan en otros medios o fuentes que solicitan el anonimato. Sin embargo esto no es delito y hay métodos jurídicos que permiten a la ley a conocer semejantes casos.

Según la ley salvadoreña, el artículo dos de la Ley de Reparación por Daño Moral es «contundente» al establecer que «no producen daño moral los juicios desfavorables de la crítica periodística».

Las alarmas se encienden cuando se observan de cerca los casos de Venezuela y Nicaragua, que han terminado por cerrar medios periodísticos y han embargado los bienes que producían noticias y material científico y cultural y, en al caso de Nicaragua, hasta ha llegado el gobierno a expulsar a sus ciudadanos que no se pliegan a sus deseos y publicaciones.

Que los dueños de un medio periodístico tengan su propia concepción del Estado y hayan preferencias políticas entre sus empleados no es malo, no se les debe demonizar ni restar valor por ello; lo que sí debe entender el periodista, es dónde puede expresar sus preferencias y respaldos, para eso existen las secciones de Editoriales y Opinión.