España retira a su embajador en Venezuela por insultos de Maduro

0
794

El Gobierno de España decidió este viernes retirar su embajador en Venezuela después de los reiterados insultos por parte del presidente Nicolás Maduro a sus autoridades y funcionarios en un discurso de plaza en Caracas.

Maduro haciendo referencia a una solicitud del gobierno español de que se respete una Ley de Amnistía decretada la semana pasada por el Congreso venezolano, llamó “racista, basura corrupta y basura colonialista” al presidente Mariano Rajoy.

La cancillería española dijo que la decisión de retirar a su embajador en Venezuela fue notificada al gobierno de Maduro por el director general para Iberoamérica, Pablo Gómez de Olea quien así lo hizo saber al embajador de Venezuela en España, Mario Isea, al que había convocado este mediodía para trasladarle su “más enérgico rechazo por los intolerables insultos” de Maduro a Rajoy.

Según una nota difundida por la Oficina de Información Diplomática, el Gobierno español “lamenta que esta actitud, impropia del respeto que debe regir las relaciones entre Gobiernos, se haya convertido en una práctica habitual en el jefe del Estado venezolano”.

“Racista te dije Rajoy, colonialista te dije Rajoy, basura corrupta te dije Rajoy, a Venezuela se la respeta”, dijo a gritos Maduro en el Palacio de Miraflores. “En España están aterrados porque ha surgido una organización y un liderazgo propios”, añadió, en aparente referencia a Podemos. “Tiembla la oligarquía española como le tembló a Simón Bolívar que hace 200 años los expulsó a bayoneta limpia, tiembla la oligarquía colonialista y racista de Rajoy y de todos ellos”, añadió.

La de este viernes es la quinta vez que Exteriores convoca al embajador de Venezuela en Madrid para quejarse por los exabruptos de Maduro

El pasado 27 de julio, la cancillería española externó su “rechazo y malestar por los inaceptables insultos” del presidente venezolano, quien tachó a Rajoy de “sicario del pueblo”.

Tampoco es la primera ocasión en que España llama a consultas a su embajador. Lo hizo hace un año, después que Maduro acusara a Rajoy de apoyar el terrorismo en Venezuela y de formar parte de una conjura internacional contra su Gobierno. Unas declaraciones conciliadoras de Maduro permitieron, semanas después, que el embajador regresara a su puesto

Pese a todos estos encontronazos, el Gobierno venezolano nunca ha cumplido su amenaza de tomar medidas contra los intereses españoles en el país, aunque ha anunciado repetidamente su intención de realizar una “revisión exhaustiva” de las relaciones bilaterales.

La última alusión pública del jefe del Gobierno español a la situación venezolana se produjo el pasado 30 de marzo, en un acto con motivo del 80 cumpleaños del Premio Nobel Mario Vargas Llosa, cuando aseguró que “el cambio no será completo en América Latina sin libertad en Venezuela”.

La última crisis entre los dos países se produce un contexto de bloqueo político en España, con un Gobierno en funciones desde hace más de tres meses, y de profunda crisis política y económica en Venezuela, con el enfrentamiento abierto entre Gobierno y Parlamento y una situación de penuria que ha llevado a declarar festivos los viernes como medida de ahorro.

La nota de la oficina entregada al embajador venezolano  expresa la preocupación del Gobierno español “por la situación en Venezuela, país con el que comparte grandes afinidades culturales e históricas, y en el que viven más de 200.000 ciudadanos españoles” y reitera su “su ofrecimiento de ayuda para paliar la grave crisis económica y humanitaria que está padeciendo la población venezolana”, al tiempo que hace “un llamamiento a la responsabilidad, a la colaboración, al diálogo, al consenso y a la reconciliación” y subraya “la importancia del respeto a los valores democráticos, a los derechos humanos, al Estado de derecho, a la independencia de las instituciones y a las garantías constitucionales”.