Escritor nicaragüense exilado asegura que el modelo de El Salvador no puede ser ejemplo para nadie

0
2601

El escritor nicaragüense y Premio Cervantes 2017, Sergio Ramírez, considera que la democracia debe ir más allá de un simple ejercicio de votación y se debe convertir en una fuerza impulsora del cambio social positivo.

Ramírez, que participó en la quinta edición del Festival Hispanoamericano de Escritores (FHE) en la isla canaria de La Palma (Atlántico), consideró, además, en una entrevista con la agencia noticiosa española EFE, que el modelo de El Salvador no puede ser ejemplo para nadie.

Para el escritor, la democracia no puede ser vista como un obstáculo para la seguridad; más bien, debe ser un camino para garantizar tanto la estabilidad como el progreso social, por lo que reiteró que es esencial para la consecución de la estabilidad, tanto en Centroamérica como en cualquier otro territorio.

«El populismo entona el canto falso de que la seguridad es contradictoria a la democracia, y que para dar seguridad hay que suspender las garantías constitucionales y volver a todo el mundo sospechoso y reo», dice el escritor en referencia a El Salvador, donde han encarcelado a más de 70.000 personas para acabar con la violencia de las maras.

«El Salvador, que parece ser un modelo que se quiere exportar en América Latina, no puede ser ejemplo a seguir para nadie», apunta Ramírez, quien asegura que «habrá tiempo corto para el desengaño».

«Meter a miles de personas en las cárceles no resuelve el problema de seguridad a largo plazo, que sólo puede dar la justicia en las relaciones sociales», concluye.

También hace hincapié en que la violencia y la inseguridad son resultado de una sociedad desigual en la que unos pocos concentran la riqueza mientras la mayoría carece de oportunidades de educación y trabajo, y considera que mientras siga este modelo «estos desajustes llevarán a la inseguridad», algo que se repite en muchos países de Centroamérica.

En este sentido, Ramírez apunta a que la fuente de muchos problemas, como los carteles de la droga y el crimen organizado, radica en las carencias económicas y sociales, ya que «alguien que está en el desempleo verá como una salida afiliarse a una banda para percibir ingresos si la sociedad no le ofrece la oportunidad ni de educación o trabajo». Sergio Ramírez: La literatura no muere, y los regímenes terminan

Además de sus reflexiones sobre la transformación social, Sergio Ramírez habla sobre la retirada de su nacionalidad nicaragüense, asumiendo su exilio como una oportunidad para seguir siendo escritor y encontrar refugio en España. «La literatura no muere, y los regímenes terminan», subraya.

«El exilio no es para sentarse a llorar en el camino y llorar todo lo perdido, sino para ganar la oportunidad, ya que escritor lo seguiré siendo en cualquier parte y en España he encontrado un refugio en el que me siento muy privilegiado», asegura.

Ramírez comparte su perspectiva sobre la historia política en América Latina y recuerda que «la experiencia nos dice que la violencia política utilizada para deponer un régimen autoritario y reemplazarlo por otro igualmente autoritario no ha resuelto nada».

El escritor también destaca el poder unificador de la lengua española y afirma que «el vínculo más importante que tenemos entre centroamericanos y con los hispanohablantes en general es la dicha suprema de compartir entre tantos millones de personas la lengua».

Ramírez considera que si la Unión Europea ha sido capaz de consolidarse a través de una comunidad con diferentes lenguas, las posibilidades de Hispanoamérica deberían ser mucho más grandes.

Señala que la atención que España presta a América Latina depende de las circunstancias del momento. «Para los españoles, América Latina es una verdad establecida. Está allí, y solamente cuando hay erupciones volcánicas, políticas o sociales se concentra la atención», dice.

Sin embargo, subraya que la relación de fondo existe y está basada en la lengua y el mestizaje, aspectos fundamentales de la identidad hispanohablante que trascienden las fluctuaciones políticas.