En menos de 48 horas será conformada la Comisión del Senado para juicio a Dilma Rousseff

0
1012

Ahora que fue autorizado por la Cámara de Diputados, el proceso de juicio político contra la presidente Dilma Rousseff, se desplazará al Senado. La Cámara Alta deberá crear para este miércoles, a más tardar, una comisión especial integrada por 21 legisladores, que realizará un informe sobre el caso.

Para ser aprobado, el informe de la comisión especial deberá lograr el voto de al menos 41 de los 81 legisladores (mayoría simple). De ser así, Dilma Rousseff quedaría apartada del cargo por un periodo de hasta 180 días, mientras es juzgada. La mandataria brasileña a su vez tendría 20 días para presentar su defensa.

Según el diario brasileño O Globo, el presidente del Senado, Renan Calheiros, espera que la votación se lleve a cabo entre el 10 y 11 de mayo. El legislador anticipó que no pensaba acelerar el rito del impeachment y que cumpliría los plazos previstos en el reglamento interno.

Una opinión que no todos los parlamentarios comparten. Otros senadores tratarán de apartar a Rousseff, que ya tiene un pie fuera del Palacio de Planalto, lo antes posible. En ese sentido, el nuevo presidente nacional del PMDB, el senador Romero Juca, consideró que los plazos de la votación serán definidos “por las circunstancias” y “la reacción del pueblo”.

La idea de la oposición es lograr un acuerdo para una fecha intermedia, alrededor del 4 o 5 de mayo.

Según líderes políticos consultados por O Globo, el proceso de destitución ya contaría con el apoyo de al menos 50 senadores. Otra encuesta realizada por el mismo rotativo brasileño permitió identificar a 41 parlamentarios a favor de un juicio político contra la presidente, un número que también cumpliría con el mínimo exigido.

En la votación final, la destitución de la mandataria será aprobada si dos tercios de los senadores respaldan la medida. Además de perder el mandato, Rousseff tendría prohibido presentarse a cualquier cargo durante ocho años. Mientras que, en caso de ser absuelta, Rousseff volvería a su cargo y el proceso sería archivado.