El Salvador sigue siendo el país más violento del mundo

0
1053

El pasado miércoles, la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) publicó que El Salvador cerrará el 2016 como el país más violento del mundo al registrar durante 2016 un promedio de 103 por cada 100,000 habitantes.

Según el estudio, Venezuela en el segundo puesto al registrar una tasa de muertes violentas diez veces mayor al promedio mundial.

La fuente era, según el editor de diariolatino.net, un tanto comprometida, por lo que no se le dio la cobertura que podría dar interés a los salvadoreños.

Sin embargo, casi de inmediato, el prestigioso medio The Economist, ha publicado un análisis que respalda los resultados de la investigación venezolana, por lo que, la decisión editorial fue el transmitir la nota al usuario de El Salvador. He aquí:

La espinosa tarea de comparar las tasas de delincuencia en todo el mundo es difícil porque las interpretaciones jurídicas varían. La definición sueca de violación no es la misma que la de los Estados Unidos, por ejemplo. Sin embargo, el asesinato debe ser más fácil de grabar porque hay una víctima identificable, algo que se puede contar.

Pero la forma en que esto se hace en los países más pobres, a menudo más corruptos, hace que las estadísticas verdaderamente comparables sean difíciles de determinar. Cuando hay sistemas de salud pública o policía ineficientes, es aún más difícil.

Es en esos lugares donde deben hacerse las mejores estimaciones-Venezuela es un ejemplo de ello. Recientemente informamos de la última clasificación anual de las ciudades más violentas del 2015 en el mundo (excluyendo las zonas de guerra) por CCSP-JP, una ONG mexicana. El informe colocó a Caracas, la capital de Venezuela, en la cima de una lista de 50 ciudades (con poblaciones de al menos 300.000 habitantes) con las tasas más altas de homicidios.

Sin embargo, las estadísticas sobre delincuencia en Venezuela no se han medido oficialmente desde 2009, y se subestiman según los expertos.

Donde no hay cifras oficiales, el CCSP-JP es transparente en su metodología: para Caracas contó con cuerpos del depósito de la ciudad (que cubre una área mayor que la ciudad misma) entre enero y agosto, descontó un porcentaje atribuido a muertes accidentales y extrapoló una cantidad para el año completo para obtener una tasa de 120 homicidios por cada 100.000 personas.

El enfoque está obviamente abierto al error y varios grupos han desafiado algunas de las conclusiones del CCSP-JP. Uno, el Instituto Igarapé -cuerpo brasileño de seguridad y violencia- compila estadísticas sobre las tasas de homicidio en los países y en más de 2.100 ciudades con poblaciones de 250.000 o más, en comparación con los cientos de CCSP-JP. Sus datos sólo se recogen de fuentes primarias como el gobierno, la policía o los datos de registro civil, y de fuentes reconocidas como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. En el gráfico anterior presentamos un ranking alternativo que incluye los hallazgos de Igarapé con cifras no anteriores a 2013.

Las mayores diferencias entre los dos conjuntos de datos son Venezuela y El Salvador.

Los datos venezolanos se consideran demasiado poco confiables y el país está totalmente excluido de la lista de Igarapé. En cambio, la capital de El Salvador, San Salvador, supera el ranking de la ciudad, con 188 asesinatos por cada 100.000 personas, en comparación con la cifra del CCSP de 108.

Lo que sí es claro es que El Salvador está sufriendo un enorme aumento de la ilegalidad desde que el gobierno terminó una tregua con pandillas de drogas el año pasado (Robert Muggah, director de investigación del Instituto, observa que las ciudades más pequeñas del país tienen tasas de asesinatos que son más del doble).

La otra diferencia principal entre las clasificaciones es el número de ciudades brasileñas: 32 se presentan aquí en comparación con un ya considerable 22 en nuestro gráfico anterior.

Más del 10% de todos los homicidios en el mundo están en Brasil, y aunque la tasa ha caído en sus ciudades más grandes, ha comenzado a aumentar en los más pequeños.

La violencia es soportada por su población negra más pobre: ​​entre 2000 y 2014 la tasa de homicidios de los blancos ha disminuido un 14%, pero aumentó un 18% entre los negros. Los asesinatos de mujeres también han aumentado un 12%. El problema es probable que crezca a medida que la economía vacila y los hombres jóvenes son incapaces de conseguir trabajo.

Sin embargo, el cuadro general de los rankings es aproximadamente similar.

Los países de América Latina y el Caribe sufren desproporcionadamente en comparación con otros lugares, principalmente debido a la desigualdad, el imperio de la ley, la impunidad y las instituciones corruptas infiltradas por los cárteles de la droga.

Sólo dos países fuera de la región figuran en cualquier gráfico, Sudáfrica y los Estados Unidos (el único país del mundo rico de la lista). Dos ciudades de Estados Unidos * -St Louis y Baltimore- aparecen en el último ranking en comparación con cuatro anteriores. La buena noticia es que ha habido una disminución general de la violencia en todo el mundo en todas partes, excepto en América Latina.

Incluso dentro de la región, muchas de las peores ciudades de México y Colombia no son tan malas como antes. Sin embargo, eso es frío consuelo para los residentes de El Salvador, Honduras y Venezuela.