El Salvador entre gobiernos que atentan contra la libertad de prensa

0
939

Durante la tercera sesión de la 71 Asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se realiza en Charleston, Carolina del Sur, se ha venido analizando la situación, país por país, de la libertad de prensa, la violencia contra los medios de información y los asesinatos de periodistas.

“El uso de recursos públicos para montar gigantescos aparatos comunicacionales destinados a la deslegitimación del periodismo independiente y de la oposición; partidización de los medios públicos; distribución discriminatoria de la pauta oficial con el objetivo de cooptar a sus beneficiarios o castigar a los medios no adictos” es uno de los problemas que más repercuten en países tales como Venezuela, Argentina, Ecuador, Bolivia y El Salvador, entre otros.

Además, según la SIP desde marzo hasta la fecha han sido asesinados 11 periodistas, tres en Brasil, tres en México, dos en Guatemala y uno en Colombia, Honduras y República Dominicana. La cifra de asesinatos durante el 2015 asciende a 16.

De acuerdo con los reportes preliminares presentados por la organización, en Venezuela “los atentados a la libertad de expresión y de prensa son parte del deteriorado contexto social e institucional de lo que ocurre en el país (…) Se trata de una tiranía ejercida y compartida por el presidente Nicolás Maduro Moros y el titular de la Asamblea Nacional, capitán Diosdado Cabello”.

El reporte señala que el Instituto Prensa y Sociedad certificó este año 287 violaciones al derecho a la libertad de expresión, entre agresiones a periodistas, criminalización del trabajo de la prensa y limitaciones del acceso a la información.

Por su parte, en Colombia, el informe destaca el reciente asesinato de la periodista Flor Alba Núñez, de 28 años, que constituye la violación más grave ocurrida en el semestre.

También se refiere a la impunidad de otros crímenes y de episodios de amenazas que sigue siendo escandalosa. Solo en 19 casos de los 145 homicidios que se han presentado desde 1977 ha habido condenas.

Indica la SIP que a lo largo de este año se han registrado 84 violaciones a la libertad de prensa con 126 víctimas, incluidas 34 amenazas, 20 obstrucciones al trabajo periodístico, nueve agresiones y un secuestro.

De igual manera, en México se destaca el reciente asesinato del periodista Rubén Espinosa, “asesinado junto a cuatro mujeres activistas poco tiempo después de que buscara refugio en el Distrito Federal tras las amenazas recibidas en Veracruz, estado donde trabajaba”.

Además de Espinosa, los periodistas Moisés Sánchez Cerezo y Armando Saldaña Morales fueron asesinados en enero y mayo, respectivamente.

La organización destaca también el caso de la periodista Carmen Aristegui, a quien MVS Radio dio por terminada su relación de trabajo, tras la controversia generada después de que la conductora difundiera el reportaje sobre la “Casa Blanca”, propiedad de Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto.

En el caso de Argentina, la SIP destaca los obstáculos que ha encontrado el periodismo durante los 12 años de la presidencia de Cristina Kirchner, que concluirá próximamente.

En El Salvador, el gobierno de Salvador Sánchez Cerén utiliza a funcionarios públicos designados por la presidencia para desprestigiar a cualquier miembro de la oposición que presenta un peligro a sus intereses. El principal actor de dicha estrategia es Marcos Rodriguez, secretario de Transparencia, un oscuro personaje que maneja los medios oficiales y una horda de blogueros y troles que lanzan ataques contra la honorabilidad de políticos, empresarios, jueces y periodistas que se atreven a contrariar las políticas del Ejecutivo.

En los dos últimos días del cónclave de prensa, se estará analizando la situación de la Libertad de expresión en Bolivia, Canadá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay.