El papa Francisco autoriza la beatificación de los mártires Rutilio Grande (sus dos compañeros de martirio) y Cosme Spessotto

0
1085

El papa Francisco autorizó la beatificación de tres mártires salvadoreños y uno italiano, Rutilo Grande y sus acompañantes, Manuel Solorzano y Nelson Rutilio Lemus; y Fray Cosme Spessotto, todos mártires de la iglesia católica asesinados en El Salvador en los albores del conflicto armado.

“El Papa Francisco ha concedido que la celebración de la beatificación de los venerables siervos de Dios: El padre Rutilio Grande García, sus dos compañeros de martirio y el padre Cosme Spessotto, tenga lugar el sábado 22 de enero de 2022 en San Salvador” confirmó la Conferencia Episcopal de El Salvador a través de un comunicado de prensa.

El papa Francisco aprobó el decreto que reconoce el «martirio» del sacerdote Rutilio Grande, asesinado en 1977 por los escuadrones de la muerte, yen 2020 por lo que ahora podrá ser proclamado beato.

El que será nuevo beato salvadoreño nació el 5 de julio de 1928 en El Paisnal, y fue asesinado en 1977 por el Ejército. Al ser declarado el «martirio», ya no es necesario reconocer un milagro como en el resto de procesos de beatificación.

Junto con Rutilio Grande también serán beatificados las dos personas que fallecieron con él en la emboscada: Manuel Solórzano, de 72 años, y Nelson Rutilio Lemus, de 16, cuando se dirigían a celebrar la eucaristía y fueron tiroteados en el vehículo donde se desplazaban al pasar por un lugar conocido como Las Tres Cruces, ubicado en El Paisnal, convertido ahora en centro de peregrinación de los fieles.

Este jesuita, conocido como «padre Tilo», era párroco en la localidad de Aguilares, al norte de San Salvador y mantenía una amistad muy cercana con el ahora santo arzobispo Romero, también asesinado mientras oficiaba misa en 1980.

Cosme Spessotto Zamuner nació el 28 de enero de 1923, en Mansuè, un pueblo de la provincia de Treviso, de la región Véneto en el Noroeste de Italia.

El 9 de marzo de 1950 se embarcó en el Puerto de Génova juntamente con otros dos sacerdotes, llegando al Puerto de La Unión, en El Salvador el 4 de abril de 1950. Se le asignó la Parroquia de San Juan Nonualco el 8 de octubre de 1953.

El sábado 14 de junio de 1980, mientras oraba antes de oficiar la Santa Misa por su recuperación de leucemia, fue abatido a balazos por desconocidos en San Juan Nonualco. Tanto el Ejército como la guerrilla lo habían amenazado en repetidas ocasiones.

Los Obispos de El Salvador, confirmaron la noticia con gran alegría y afirmaron que la ceremonia será presidida por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, el próximo 22 de enero del 2022.