El origen macabro del Día de San Valentín

El sacerdote que fue decapitado por bendecir matrimonios de manera ilegal y la leyenda del origen clandestino de San Valentín

0
1308

Valentín de Terni vivió muy probablemente en el siglo III d.C. y ofició como sacerdote clandestino, bendiciendo matrimonios de forma completamente ilegal. Esta actividad ilícita le valió el encarcelamiento durante el reinado del emperador Claudio II y la decapitación en el 270, 273 ó 280. Si el año de su muerte es incierto, el día, en cambio, sí se sabe y eso es lo que importa: el 14 de febrero.

La leyenda de San Valentín, el santo patrono de los enamorados, tiene un origen difuso en el Imperio Romano y en la historia de tres mártires

Al mismo tiempo, los romanos celebraban el 15 de febrero a Lupercus, dios de la fertilidad. Durante estas fiestas paganas llamadas Lupercalia se realizaban sacrificios de animales y danzas durante las cuales los hombres, semidesnudos, azotaban el vientre de las mujeres, símbolo de su fertilidad. Estas costumbres, sagradas en la antigua Roma, eran consideradas licenciosas por los primeros cristianos. Durante mucho tiempo, la Iglesia toleró la Lupercalia.

Todo cambió con la elección, en 492, de un nuevo papa de origen bereber, Gelasio I, al frente de la Iglesia católica. Reformador y piadoso, definió un código de conducta irreprochable y comenzó por prohibir a cualquier cristiano participar en este libertinaje. En 494 instituyó una fiesta de la purificación para competir con la Lupercalia: el 2 de febrero se celebraba la “Fiesta de la purificación de la Santísima Virgen”. Los romanos desfilaban sabiamente a la luz de antorchas y velas. Esta celebración dio lugar a otra conocida fiesta: la Candelaria.

Pero esta procesión no impidió que los romanos siguieran participando en la Lupercalia. Para crear una distracción, Gelasio I decidió celebrar un santo el día antes de esta fiesta pagana para absorberlos en la religión cristiana mientras los corregía. Fue pues Valentín de Terni, fallecido el 14 de febrero. Lamentablemente el Papa no sólo fracasó con su maniobra, sino que los romanos también se apoderaron del personaje de San Valentín, a quien también celebraban el 14 de febrero durante las fiestas libertinas. Se organizaban loterías de amor y los tortolitos recibían el sobrenombre de Valentín y Valentina.

El papa Gelasio I intentó aplacar la fiesta pagana de la Lupercalia con la celebración de un santo un día antes

Gelasio I es, en última instancia, muy en contra de su voluntad, el origen de la invención de la fiesta de los amantes. Sin embargo, no fue hasta mil años después que San Valentín fue designado oficialmente como patrón de los enamorados, bajo el pontificado del papa Alejandro VI, Rodrigo Borgia.

Alrededor del personaje del presbítero Valentín nació una leyenda: el sacerdote encarcelado observa cómo un soldado romano fue supuestamente seducido por los hermosos ojos de la hija de su carcelero. Pero el joven es cristiano y la hija del carcelero, pagana. El soldado logra que la joven se enamore y acepte el cristianismo como fe. El padre, al enterarse, hace encarcelar también a su hija la cual recobra la vista al ser bautizada: ambos son Valentín y dos días después, martirizados. El condenado escribió una carta de despedida a su madre en que relata que los casó el presbítero Valentín.

La mitología alrededor del patrono de los enamorados reviste muchas más aristas. La puerta que cerraba los muros de Roma en la actual Piazza del Popolo se llamaba “porta di san Valentino”, dada la cercanía de una iglesia dedicada a este santo. El dato de color nutre a una historia no tan lineal. Porque resulta que hay tres “valentines” diferentes, todos mártires ejecutados en tiempos del Imperio Romano. Los dos primeros en la segunda mitad del siglo III y el tercero en el siglo IV. Para evitar confusiones se unificó la fiesta de los tres en un mismo día: el 14 de febrero. Uno fue un médico que se hizo sacerdote, cuyos restos supuestamente están en Madrid; el otro fue obispo en lo que es la ciudad de Terni, cuyo cuerpo está en dicha ciudad pero su cabeza en Santa María en Cosmedin, Roma; el tercero fue obispo de Reci y su tumba completa está en Dublín, Irlanda. Y obviamente, hay tres iglesias que poseen tres cuerpos de tres San Valentín. Por si no bastara, también hay lugares que se adjudican partes de su cuerpo: Lesbos, Praga, Polonia, Francia.

Pero el boom comercial de la celebración de las parejas el día de San Valentín comenzó realmente a finales de la década de 1950 en los Estados Unidos, luego de la Segunda Guerra Mundial, en tiempos de reencuentros. De hecho, fue, inicialmente, la venta de tarjetas que recordaban los pequeños billetes que intercambiaban Valentín y su Valentín lo que democratizó el aspecto económico de esta celebración de los enamorados.

La Lupercalia era una fiesta pagana en la que los romanos celebraban a Lupercus, dios de la fertilidad. Se realizaba el 15 de febrero

Hubo un tiempo que para este día se enviaban tarjetas postales entre jóvenes deseando buena fortuna en el amor. Se cree que esta costumbre inspiró a Carlos de Orleans, padre del futuro Luis XII, durante su cautiverio en Londres después de la batalla de Agincourt. Con motivo de la festividad de San Valentín, el príncipe, también poeta, escribió un poema para su esposa Bonne d’Armagnac, que permaneció en Francia. Carlos de Orleans pasa así a la historia como el primero que envió una tarjeta a su amada con motivo del Día de los Enamorados.

Durante el siglo XX, la identidad religiosa de esta tradición perdió intensidad hasta que el día de San Valentín se volvió completamente pagano, lejos del Lupercus romano o la “Fiesta de la purificación de la Santísima Virgen”. El Día de San Valentín es ahora una celebración del amor y más particularmente de la pareja. Es una oportunidad para demostrar tu amor a través de diversas atenciones: regalos, ramos de rosas, palabras dulces y cenas en restaurantes son los obsequios más habituales. El 14 de febrero se ha convertido, también, en una fecha crucial del almanaque comercial, para muchos negocios que desean aprovecharse de esta fiesta.

Existen múltiples costumbres en todo el mundo para celebrar el Día de San Valentín. En Canadá, por ejemplo, los cambios de tarjetas no se realizan según el diseño exclusivo del destinatario. No es raro que una persona envíe diez tarjetas a diferentes personas. En Asia, el Día de San Valentín gana cada vez más el corazón de la ciudadanía. Por ejemplo, se ha vuelto popular en India y Pakistán, provocando la hostilidad de ciertos grupos resistentes a la influencia occidental. En China, la tradicional fiesta de los amantes llamada Qixi ha sido reemplazada gradualmente desde la década de 1980 por el Día de San Valentín.

Esta celebración de los enamorados fue introducida en Japón por los fabricantes de chocolate a finales de la década de 1950. Es una festividad comercial en la que las mujeres ofrecen chocolates a su amado hombre el 14 de febrero de cada año. En el norte de África, creció la popularidad del día de los enamorados a través del intercambio de regalos. En Europa, las cajas de chocolates con forma de corazón y las rosas son los productos más vendidos.