El frío polar ataca las obras maestras de Europa

0
955

Alarma en la Pinacoteca di Brera (Milan) por la ola de frío polar que ha estado afectando a Europa en las últimas semanas. Los vientos secos de componente norte procedentes del Báltico han ‘atacado‘ las pinturas más delicadas de la colección, obras maestras de la historia del arte como el Cristo alla colonna de Donato Bramante.

Las alarmas saltaron la pasada semana debido a las condiciones climáticas excepcionales que afectaron Milán en las primeras semanas de enero. La humedad relativa de las habitaciones quedó en valores tan bajos que obligó a los restauradores del museo a obligar medidas rápidamente, según informó la Pinacoteca en un comunicado.

Especialmente fuerte fue la caída de la humedad el fin de semana de Reyes, lo que obligó a la dirección de este equipamiento cultural se movió con rapidez para alquilar cinco humidificadores mientras verificaba el sistema de aire acondicionado del edificio, gestionado por la empresa Siemens.

Alrededor de cuarenta obras han recibido los cuidados de los restauradores y dos de las pinturas sobre madera -el citado cuadro de Bramante, que ya presentaba problemas en la película pictórica, y la Storie della vita di San Girolamo, de Lazzaro Bastiani- se llevaron al laboratorio para su protección.

“(Cuando descubrimos el problema) inmediatamente hicimos un estudio completo de las obras, ya fueran expuestas o almacenadas”, explicó el director de la Pinacoteca di Brera, James Bradburne, en rueda de prensa. “A continuación, se aplicó un tejido para proteger los puntos más sensibles, aquellos en los que ha habido una pequeña elevación de la película de pintura, para evitar daños como la pérdida de color y prevenir las caídas“, añadió.

Fue el personal interno del museo el que informó a la dirección la noche del 7 de enero. A la mañana siguiente, el Cristo alla colonna y la Storie della vita di San Girolamo fueron inmediatamente protegidas y se llevaron al laboratorio “transparente” de la Pinacoteca, donde fueron colocadas horizontalmente.

Los responsables de la Pinacoteca han decidido que no querían ocultar las obras afectadas, por lo que la gran mayoría se mantienen en su lugar habitual mientras los especialistas internos y externos analizan los daños. ”La protección de las obras es esencial, porque nosotros invertimos en la colección permanente, sin grandes exposiciones, para aumentar el valor del museo”, apuntaba Bradburne.