El factor Douglas Meléndez fue determinante en el fracaso de ARENA Y FMLN

0
1253

Por Eduardo Vázquez Bécker. ( con información de “La Página”) .- El importante periódico digital La Página publica en su edición de este miércoles un interesante análisis sobre la forma en que habría influido en el fracaso electoral de los partidos ARENA y FMLN, el comportamiento del ex fiscal Douglas Meléndez en el pasado evento electoral. Aunque estamos seguros que no se trato de una estrategia del partido que llevó a Bukele al triunfo, ni mucho menos del mismo Douglas Meléndez, el análisis tiene bastantes coincidencias que por sí solas movieron el tablero político de la nación hacia un campo que no previeron los dirigentes de los partidos mencionados. El siguiente es solo un fragmento del reportaje de la Página que se refiere precisamente al affaire Meléndez.

“Cuando en Enero de 2016, hace poco mas de 3 años, 83 diputados -todos los de ARENA y FMLN incluidos- levantaron su mano para votar por la elección de Douglas Meléndez, jamás imaginaron que esa decisión tendría eco y repercusiones el 3 de Febrero de 2019, incluso cuando Meléndez, ya no ocupa “la silla mas poderosa” de El Salvador.

Para entender cómo alguien que no milita en política partidista, que no figuraba en la papeleta de votación, que nunca arengó desde una tarima, que no encaja en el tradicional perfil de los grandes tomadores de decisiones y que según fuentes políticas quizá ya ni reside en El Salvador, fue un factor determinante en la debacle electoral de ARENA y el FMLN, hay que revisar las sagas judiciales “Destape a la corrupción” o “caso Saca” y “Saqueo Público “ o caso Funes y sus ramificaciones.

El calendario de la judialización de esas investigaciones, se sincronizó justamente con el año electoral. En 2018 culminaba la acusación contra el último presidente postulado por el partido ARENA, y comenzaba la acusación formal contra el primer abanderado presidencial del FMLN.

Una marcada estrategia de la FGR de Douglas Meléndez de intentar ganar los casos, primero en los medios de comunicación y después en los tribunales, con abarrotadas conferencias de prensa, con el Fiscal General en persona, alimentó el morbo de una prensa poco acostumbrada a respetar la presunción de inocencia.

Nadie de la clase política salvadoreña, pareció preocuparse, pues es apariencia, la FGR estaba acusando Saca y Funes en lo individual, pero en realidad estaba sentando en el banquillo de los acusados al partido ARENA y también al FMLN.

Para ahondar en el descalabro electoral de ARENA y del FMLN, y que tanto influyeron en el electorado los casos “Destape a la corrupción” (Caso Saca) y “Saqueo Público” (Caso Funes), le preguntamos a varios analistas, su opinión sobre el peso de dichas acusaciones y su coincidencia en el tiempo de campaña presidencial.

Juan Ramón Medrano, ex jefe guerrillero y solicitado analista político afirma que “los casos de corrupción de Elías Antonio Saca que fue condenado y Mauricio Funes que precisamente en los días de las elecciones acumula 4 órdenes de captura, lo que hicieron fue profundizar la imagen en la población de que, lo que decía Nayib en su campaña que ‘los mismos de siempre’ estaban tratando de boicotearlo porque tenían miedo de que él combatiera la corrupción. Yo creo que sí, que la corrupción tuvo un alto nivel de incidencia en el descontento de la población, para que votara por Nayib y ganara, a pesar de que apenas voto el 51% de la población, en primera vuelta ya que el voto duro de ARENA y el Frente se desplomó”.

El también analista Rafael Menjivar, habla de como “la acumulación de la evidencia de los casos procesados y llevados a los tribunales y en el caso del ex presidente Saca ejecutoriado y judicializado obviamente que influye el tema de la corrupción, como uno de los temas que la población conoció ampliamente para tomar decisiones en el momento de la elección o para la votación”.

Uno de los miembros del equipo técnico del Plan Cuscatlán, presentado por Bukele, Marvin Aguilar se refiere al caso de Mauricio Funes. Según Aguilar, a Funes literalmente el FMLN lo ha protegido y no es lo único porque ha existido una repartición de sobresueldos a habido mal manejo de administraciones y dependencias públicas donde hay -según Aguilar- también involucrados miembros del FMLN.

Para él, “la no comparecencia de Mauricio Funes a los tribunales y lo escandaloso de su corrupción en el estado, que incluye una cirugía plástica de su amante, los ha venido a dejar en evidencia. Aunque ellos digan (en el FMLN) que son de izquierda y lo repitan y lo repitan la gente no les cree que son de izquierda y lo que ha sucedido el domingo pasado es el abandono de su gente. Solamente consiguieron los votos de sus empleados públicos que ellos han metido y sus familias, que eso es lo que sumaría, para que llegaran a poco mas de 300 mil votos. Incluso bajan con respecto a las elecciones de diputados y alcaldes del 2018”.

“En el caso de ARENA recordemos que en plena campaña electoral el ex presidente Saca se declara culpable. Él revela una lista de 500 personas que recibieron salarios extras o sobresueldos y que no declararon impuestos. Muchos de esos funcionarios estaban alrededor del candidato Calleja y fue incapaz de despegarse de ARENA, en el sentido político para de verdad parecer un outsider como mucho se decía”.

Según Marvin Aguilar, “los actos de corrupción se volvieron indignantes para una población que gana $300 al mes… y les pasaron la factura a los 2 grandes partidos ausentándose a votar”.

Para los analistas, resultó imposible que ambos partidos se desligaran de las acusaciones de la Fiscalía dirigida por Douglas Meléndez en contra de ambos ex presidentes.

“Difícilmente” afirma Rafael Menjivar, “porque la carga de ARENA en el tema de la corrupción ha sido permanente y no se puede desligar de una administración, de la persona que dirigió el estado, aunque pueden haber más responsables que a lo mejor faltaría que la población lo sepa. Por su lado, el FMLN que siendo el actual partido en el poder, no ha logrado sorprendernos con la idea de siquiera traer al ex presidente Funes a los tribunales en el país”.

Medrano afirma que “el papel de la fiscalía fue también fundamental para el descrédito, para poder utilizar el descrédito, el descontento, la mala imagen que el electorado tenía y tiene sobre los 2 partidos mayoritarios. En realidad Nayib Bukele, sin muchas propuestas, lo que hizo fue precisamente usar parte de ese descontento y decir: saquemos a estos dos, que no han hecho nada y encima son corruptos y permítanme a mi como una tercera opción, y la gente lo escuchó”.

Aguilar sostiene que ambos partidos pudieron haber tomado distancia, “lo que pasa que no lo hicieron porque yo entendería que ellos también estaban de alguna manera involucrados o vinculados a esa corrupción. El caso de Hugo Martínez, nadie le cree que no recibió sobresueldos, cuando tienes a 4 altos funcionarios del gobierno Funes reconociéndolos, que reconocen sus firmas y reconocen los sobresueldos, cuando tienes a esos funcionarios de alto nivel que si recibieron sobresueldos”.

“Y en el caso de Carlos Calleja, solo basta revisar la lista de 500 personas que Antonio Saca presentó en su defensa durante el juicio para ejemplarizar que no solo él se llevo parte de los $300 millones que le imputaba la fiscalía, sino que 500 personas que se vieron beneficiadas de esa partida secreta en su momento. Y si se comienza a revisar, hay empresarios, diputados. Hay funcionarios de ARENA que aún están en el partido que sí se vieron beneficiados de la partida secreta”.

“En ese sentido, les era muy difícil a los dos candidatos tomar distancia, por sus vinculaciones con gente que viene de sus grupos de interés”.

Finalmente, el manejo mediático de esos casos (estilo que acompañó a Meléndez en los 3 años de su paso por la FGR) sirvió de terreno fértil para que la estrategia y promesas de campaña de Bukele, tuvieran eco en la población. “Devuelvan lo robado” como idea fuerza y la promesa de instalar una CICIES (Comisión contra la impunidad), se convirtieron en la combinación perfecta, para un candidato con el suficiente olfato político.

“Ese par de propuestas son las que más sonaron de Bukele. Una fue precisamente, que él iba a implementar una Comisión Internacional Contra la Corrupción y la Impunidad en El Salvador, y que iba a combatir la evasión y la elusión fiscal, que todo mundo calcula en dos mil millones de dólares anualmente. La frases “Devuelvan lo Robado” y “El dinero alcanza cuando nadie roba” complementaron la sensación de un ya basta de corrupción. Llego mucha gente a decir: ya robó ARENA, ya robó el Frente en estos 2 períodos y ahora este tal vez no roba o roba poquito démosle una oportunidad. A ese nivel llegó la filosofía de la gente con los partidos mayoritarios este domingo”, concluyo Juan Ramón Medrano.

Marvin Aguilar se sincera y quizá hasta revela parte de la estrategia de campaña de Nayib Bukele:“lo interesante de ahora es que gracias a la revolución tecnológica, la gente se puede enterar e informar más rápidamente y si tú como candidato no contrastas con hechos lo que se dice en medios digitales y redes sociales, lo que haces es que la gente te pierda credibilidad. Porque la credibilidad se construye con base en redes de confianza, uno no es lo que dice sino lo que hace y eso fue lo que le falló a los candidatos de los 2 ex grandes partidos”.

Hay algo que no entendieron, por ejemplo Twitter te da la capacidad para escribir una idea en 140 caracteres, esto te esta hablando de una palabra: síntesis. Los candidatos tienen que tener síntesis y quiérase o no el lenguaje tecnológico actual hace que la gente entienda las cosas de una manera rápida y sencilla, en ese sentido “Devuelvan lo robado”, en ese sentido “Los mismos de siempre”, fueron frases que la gente las comprendía”.

Para Rafael Menjivar, “el tema de la corrupción se puso al nivel de la inseguridad del país que nos afecta a diariamente, es un tema que no se va a soltar y especialmente en una nueva administración que demanda mucha transparencia, mucha capacidad, mucha idoneidad en los cargos, en el gabinete de gobierno. Funcionarios que tengan la competencia, la entrega alrededor del liderazgo del Presidente Nayib Bukele recientemente electo, ya que él va a encabezar y va a dirigir el Estado”.

” ….una mirada más aguda a los últimos 3 años, en la vida política y judicial de El Salvador, nos revelan a un personaje necesario, para entender la casi “jubilación” forzosa de una generación de políticos que no contaban con el factor Douglas Meléndez y su manera de utilizar las herramientas exclusivas que la Constitución de la República y otras leyes secundarias, le otorgan a quien ocupa la silla de Fiscal General: el monopolio de la acción penal, la orden de detención administrativa, el centro de escuchas telefónicas y la controvertida Ley de extinción de Dominio.

A esos 4 instrumentos legales, Douglas Meléndez, agregó de su propia cosecha y estilo personal, ( se le acusó de utilizar prueba ilícita para fabricar o montar juicios) un par de elementos adicionales que le permitieron “Hacer Historia”. Una historia que quizá no coordinó con Bukele, con quien tuvo sus momentos de antagonismo, pero que le abonó el terreno. Una historia que sacó de circulación, a los hasta entonces ex presidentes más populares y que seguramente hubieran sido un factor en la elección del pasado domingo 3 de Febrero. Una historia que a la luz de los resultados, seguramente les gustaría reescribir al partido ARENA y al partido FMLN.