El ejército de Israel se acerca a la capital de Gaza

La cabeza de playa se desplegó en la ciudad palestina de Beit Hanun y desde allí se inició un movimiento ofensivo que la organización terrorista intenta resistir con cientos de fedayines armados con granadas antitanques, cohetes y drones

0
304

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) quebraron la resistencia de Hamas y asentaron una cabeza de playa en la ciudad de Beit Hanun, a seis kilómetros de la ciudad israelí de Sderot. Desde esa posición táctica, la FDI inició un movimiento ofensivo hacia la ciudad de Gaza que encontró una fuerte resistencia de células terrorista armadas con misiles, granadas antitanques y drones. Sin embargo, tras 48 horas de fuertes combates urbanos, el ejército de Israel consolidó su avance hacia la capital de la Franja.

Ya hay tanques de Israel muy cerca de la ciudad de Gaza, y la mañana del lunes (hora Israel) cortaron una ruta clave en territorio palestino. Se trata de la carretera de Saladino (Salahedin, en árabe) que une la Franja desde el paso de Rafah (Egipto) al paso de Erez (Israel).

Pese a la cercanía con la ciudad de Gaza, que es el santuario de Hamas, no es posible discernir aún cuando tiempo llevará el asalto final. Gaza está protegida por la mayor cantidad de fuerzas de la organización terrorista, que durante años estableció un sistema de defensa que incluyen cientos de túneles, miles de misiles, cohetes y granadas antitanques, y una innumerable cantidad de fedayines con experiencia de combate en El Líbano, Siria, Irak y Afganistan.

Además, el control de Gaza no es sólo una decisión militar. Ocupar la capital de la Franja puede implicar la apertura de un segundo frente en la frontera con El Líbano apoyado por Irán y una insurrección civil en Cisjordania, que tiene una población cercana a Hamas y que cuestiona a Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

Vehículos armados del FDI aguardan que despejen el camino para avanzar en una localidad de Gaza (Israeli Defence Forces/Handout via REUTERS)Vehículos armados del FDI aguardan que despejen el camino para avanzar en una localidad de Gaza (Israeli Defence Forces/Handout via REUTERS)

Para llegar a las puertas de la ciudad de Gaza hubo un despliegue militar complejo que se apoyó en el trabajo silencioso de la sección Tatzpitanim (en hebreo), a cargo de la inteligencia que usa el gabinete de guerra para derrotar a Hamas. Esta unidad de combate, que fue diezmada por los terroristas en su ataque del 7 de octubre, recorre la Franja para fijar los blancos que después son destruidos por las Fuerzas de Defensa de Israel.

En este contexto, antes de ocupar la carretera de Saladino, las Fuerzas de Defensa de Israel destruyeron una posición terrorista con misiles antitanques que estaba asentada en las cercanías de la Universidad de Al-Azhar, a menos de cinco kilómetros de Gaza city.La posición de Hamas fue derribada por un cohete de la aviación israelí, tras la inteligencia aportada por la sección Tatzpitanim.

Los combates entre la FDI y Hamas se libran entre los escombros de los pequeños poblados destruidos y en campo abierto. Las células terroristas conocen el terreno, y atacan desde sus túneles y a través de francotiradores apostados en posiciones clave. Tienen armamento de fabricación casera y granadas antitanques (RPG) provistas por Irán y Corea del Norte.

Israel responde con bombardeos ejecutados por su aviación, lanzamientos de cohetes desde las naves desplegadas en el mar Mediterráneo y las tropas del ejército que avanzan apoyados por sus tanques y los misiles disparados a través de posiciones móviles. Se combate calle por calle, y en campo abierto, con el fuego constante de la artillería.

Mientras las células terroristas activan su sistema de defensa alrededor de la ciudad de Gaza, el ejército de Israel acumula soldados y consolida su arsenal en la cabeza de playa que instaló en Beit Hanun.

Esta ciudad del sur de Palestina se encuentra a escasos kilómetros de la capital, que es bombardeada constantemente por la aviación israelí. En tanto, Hamas lanza misiles al sur de Israel y a Tel Aviv, adonde suenan las sirenas como una letanía.